ATHLETIC

El Athletic se ahorrará 15M€ con una reforma fiscal de Vizcaya

La Hacienda vizcaína quita el tope de 300.000 euros a la hora de dejar fuera de su control el 50% de los ingresos anuales. Osasuna y Alavés ya han pedido el mismo trato.

El Athletic se ahorrará 15M€ con una reforma fiscal de Vizcaya

La Diputación de Bizkaia ha aprobado un cambio fiscal que permitirá a los jugadores del Athletic tener un notable ahorro en impuestos de sus jugadores. Un decreto permite suprimir el límite máximo de aplicación a las rentas irregulares, aquellas que se cobran en un ejercicio pero que se han gestado en periodos más largos, al quitar el tope de 300.000 euros que estaba establecido. Esta medida, según han explicado fuentes de la Hacienda vizcaína, busca atraer a emprendedores y gestores de fondos de que invierten en "start ups" para contribuir a crear un "ecosistema de emprendimiento" y tiene en cuenta el contexto del "brexit", que puede producir que profesionales de la "City" abandonen Londres. La iniciativa ha suscitado la envidia y crítica de clubes cercanos. Como Osasuna. “No sólo hay una tasa impositiva diferente con el Athletic. Nos influye mucho. Es una desventaja competitiva importante, la tenemos asumida”, indicó Braulio.

El Grupo que forman Alavés y Baskonia, muy apoyados por las instituciones, emitió ayer por la noche un comunicado en el que aplaudía el Decreto Foral vizcaíno 125/2019 de 21 de agosto. Es una norma que se aplica claramente al deporte profesional (no de forma exclusiva pero casi). Reclamaron para Álava los mismos beneficios fiscales. “Se trata de una noticia positiva”, asumen y “en aras a garantizar la competitividad de todos los equipos, de la propia competición en sí, y evitar tratamientos diferentes ante situaciones iguales”, solicitaron que la medida sería “interesante extender al resto de Territorios de la Comunidad Autónoma”.

Los jugadores suelen negociar sus salarios en neto y son los clubes los que se hacen cargo del IRPF. Si el Athletic ha tenido, según estimaciones de últimos ejercicios, 85 millones de euros para fichar, con este Decreto Foral se ahorraría unos 15. El Alavés, con un presupuesto de 65 millones y con 50 para poder hacer incorporaciones y pagar salarios, podría ahorrarse unos 9. Y eso, sin contar con Baskonia, que tiene unos 16 millones de presupuesto previsto para este año. Se ahorraría unos 2 millones.

Josean Querejeta ha aplaudido el decreto desde Vitoria y ha pedido a la Diputación Foral de Álava que se equipare a la vizcaína. Hoy por la mañana se han buscado reacciones en la Casa Palacio de la Provincia (en Euskadi, la renta se recauda en estos entes y no en la Hacienda Española) y, fuentes autorizadas han dicho que "se estudiará el caso de Álava y se analizarán posibles cambios tributarios pero nunca antes de 2020. Siempre se supervisan las medidas que se toman en otros territorios forales para ver si son aplicables aquí o no". Los clubes guipuzcoanos también están interesados en que la Diputación Foral de ese territorio se replantee el modelo. A la Real Sociedad, por ejemplo, le vendría de perlas.

Las redes sociales han echado humo ante estas ayudas. "Las Haciendas vascas insisten en que hay que mantener la recaudación para financiar los servicios públicos. Muy bien, pero tiene truco. A algunos les bajan los impuestos". ha escrito en Twitter @ikerarmentia. "Un deporte soportado por las aportaciones de sus aficionados durante casi un siglo, casi todos obreros, convertido ahora en un negocio mil millonario, que recibe beneficios fiscales que empobrecen los servicios sociales que necesita, fundamentalmente, la misma clase obrera que lo mantiene", ha manifestado por la misma vía @Seregia, por ejemplo.

La visión de las instituciones es obvia: incentivar a las empresas que generan riqueza para el territorio. Ayudar a Mercedes, Michelín o Grupo Baskonia es, para la Diputación, una inversión calculada ya que generan grandes ingresos fiscales al emplear a miles de trabajadores y realizar transacciones que siempre dejan huella fiscalmente hablando. Sólo hay que calcular lo que deja en las arcas públicas el paso del Madrid por Vitoria (taquillas y hostelería) o la organización de una Final Four como la del pasado mes de mayo. El 21 % de lo ingresado, de media, va a las arcas forales.