LAS PALMAS

Lemos: "En Las Palmas me siento jugador; es mi casa y soy feliz"

Reconoce "gran parte de culpa" en su bajón de juego, aunque admite: "Ese año en Italia me ayudó a ser más profesional y también a cuidarme más".

Lemos, de Las Palmas
UDLP_OFICIAL

El defensor uruguayo Mauricio Lemos reconoció: "Cuando decidí quedarme era para sentirme a jugador. Tenía ofertas de equipos de Primera pero no me gustaban. Desde el primer día que vine a entrenar tenía la ilusión de sentirme uno más, aunque fue un verano algo agitado, tratando de mantener la cabeza tranquila para aportar el máximo para el equipo. Ahora estoy contento, feliz de estar acá, porque es mi casa. Eso lo tuve en cuenta al quedarme aquí, donde daré lo máximo para tratar de levantar mi nivel. Quiero ayudar al equipo en todo y de tratar el objetivo principal, que no es otro que es ascender a Primera División. Aquí voy a tener la oportunidad para mejorar y para seguir creciendo".

Reconoció: "Desde que llegué tenía un pie dentro y otro fuera porque las dos partes queríamos buscar lo mejor para ambos. Me gustó que me hicieran sentir uno más, empezando por el entrenador puesto que tras el año que estuve en Italia, que no fue muy bueno, ahora aquí me he sentido querido. Por eso estoy muy ilusionado en este reto, que es bueno para mí y para el equipo".

Admite que la figura de Pepe Mel "ha tenido muchísima importancia" para él: "Me dijo lo que le gustaba de mí, que le vendría bien al equipo. Desde el primer día hablamos, sin confirmar si me iba a quedar".

Después de jugar sus primeros minutos ante el CD Tenerife no esconde que "quizá falta ritmo" y explica: "En la pretemporada tuve una pequeña lesión y no venía entrenando con el equipo". En el derbi se retiró con dolores: "Tuve molestias y por eso me retiré, pero nada grave. Me he entrenado con normalidad con el grupo y el fin de semana voy a estar disponible".

"La gente está comprometida, es joven y quiere más, pero hay que tener paciencia. El trabajo que venimos haciendo es muy bueno, aunque hemos tenido mucha suerte en algunos partidos de cara a la portería. Está bien que juguemos bien, pero necesitamos ganar lo antes posible; tenemos que ganar en casa ahora sí o sí", añade.

En lo personal afirma: "Mi posición es la de central, eso está claro, pero puedo jugar de medio centro. En el clásico, en un partido difícil por la tensión existente, me tocó jugar de medio centro, porque lo necesitaba el equipo. Los partidos darán el ritmo, abrir la cabeza y encontrar los movimientos, pero si tengo que jugar de lateral, portero o delantero lo voy a hacer; quiero aprender cosas para mejorar".

De su cesión en el Sassuolo dijo que "fue un año difícil", aunque con parte positiva: "Me ayudó en lo humano para crecer, para aprender a valorar muchas cosas que antes no tenía en cuenta, pero los seis primeros meses fueron de adaptación y me costó agarrar el sistema y encima había mucha competencia. Por eso quería quedarme aquí, porque en Las Palmas me siento jugador".

De la gran imagen mostrada en su primera etapa de amarillo a la actual, que nada tiene que ver por ser infinitamente peor, explica: "La gran parte de la culpa es mía ya que es un tema mental porque he bajado mucho el rendimiento. La lengua no la entendía, no me adapté del todo y la realidad es que no demostré mi nivel. Ese año en Italia me ayudó a ser más profesional y también a cuidarme más. Este año afectará a mi futuro".

Del encuentro ante los tinerfeños recordó: "No estuvimos tan bien en el primer tiempo contra el Tenerife, aunque en la segunda parte mejoraron cosas y estuve más cómodo. En el medio me faltó adaptarme un poco en la primera parte porque no había tanto espacio y no logré adaptarme".

El uruguayo, que admitió tener "dos años más de contrato tras la renovación" recuerda que el próximo rival, el Almería, "tiene un buen delantero": "Nosotros tendremos que por la victoria de la mejor manera posible".