SELECCIÓN

Robert Moreno se inspiró en Vicente del Bosque y Luis Enrique

Busca consejo para afrontar las concentraciones largas, algo en lo que el salmantino es un maestro. El nuevo seleccionador se borra, y borra a su entorno, de internet.

Vicente del Bosque inspira a Robert Moreno que, en un gesto de inteligencia y humildad que no tuvieron otros antes que él, lo primero que hizo nada más ser nombrado seleccionador el pasado 19 de junio fue encontrarse con el técnico que llevó a España a ganar la Eurocopa 2012 y el Mundial 2010. Robert Moreno tenía interés en conocer el camino recorrido por Del Bosque, con el fin de aprender de su experiencia. "No se puede desaprovechar el conocimiento y el consejo que puede aportar el único entrenador campeón del mundo que tenemos en la historia de la Selección", confirmaron fuentes de la Federación.

Del Bosque, en su tradicional línea de discreción, apenas se ha pronunciado sobre el nuevo seleccionador. Pero hace algunas semanas, en Elche, declaró que "no hace falta ser una estrella del fútbol como jugador para ser luego un buen entrenador. Nunca existe una relación directa entre lo bueno que eres como futbolista a cómo lo haces en el banquillo". Cuando hizo esas declaraciones, el salmantino aún no había tenido el encuentro con Robert Moreno. Después, lo único que ha dicho Del Bosque es que "la Selección está en muy buenas manos". Una afirmación tranquilizadora, dado que ya se sabe que una de las máximas del exseleccionador es que "el halago debilita", recurriendo para justificarlo al Cuento V del Conde Lucanor: "De lo que le ocurrió a un zorro con un cuervo con un trozo de queso en el pico".

La conversación entre Del Bosque y Robert Moreno tenía, además, un punto de aprendizaje. El exayudante de Luis Enrique ha trabajado en clubes y conoce la dinámica de los equipos, pero la de ahora es su primera experiencia como seleccionador. Robert tiene interés en conocer de primera mano el mejor método para llevar concentraciones largas, tal y como será la de la Eurocopa 2020 una vez que España certifique la clasificación. En este aspecto ni siquiera Luis Enrique puede ayudarle, ya que su experiencia en situaciones parecidas se ciñe a su etapa como jugador. Esta es otra de las razones por las que el nuevo inquilino del banquillo de España buscó el consejo de Del Bosque, que está reconocido como uno de los grandes maestros en el manejo de grupos y que incluso, tras su etapa en la Selección, ofrece conferencias sobre la materia.

Moreno, que ayer dirigió su primer entrenamiento en Las Rozas, siempre se ha referido a Del Bosque como "un crack", pero no esconde que para él es Luis Enrique el ejemplo a seguir. "Para mí es el mejor". "Todo lo que sé lo he aprendido de él y muchas cosas que se vean en mi etapa recordarán a la suya. Pero no hay dos entrenadores iguales".

Sin embargo, al término de su primera jornada como seleccionador, varios internacionales consultados por este periódico coincidieron en que "Robert no es como Luis Enrique. Él tiene su propia manera de hacer las cosas y de relacionarse con nosotros, que es distinta a la forma en que lo hacía Luis Enrique. Ni mejor ni peor, pero distinta".

Sin voces. Otros miembros de la Selección, empleados con solera de la Federación que antes que a Robert Moreno conocieron en el cargo a Clemente, Camacho, Luis Aragonés... coincidieron ayer en que "Robert es más del tipo Del Bosque. No le gusta llamar la atención. No levanta la voz, no impone nada y busca siempre el consenso y el entendimiento. Escucha a todos y luego toma sus decisiones". Desde luego, el entrenamiento vespertino de ayer pareció un regreso al pasado con Del Bosque. No se escuchó una sola voz. Ni un grito. Justamente como gustaba de hacer el campeón del Mundo y no precisamente los dos últimos seleccionadores, Lopetegui y Luis Enrique. También como el salmantino, Robert Moreno incluye a los capitanes en las cuestiones de convivencia que afectan a la Selección, aunque lógicamente no en los asuntos técnicos ni tácticos.

Además, otros hábitos de Robert Moreno también recuerdan a la etapa 2010-2012, como por ejemplo la ausencia de redes sociales en la vida del seleccionador. Robert Moreno no tiene vida en internet, y además ha ordenado a todos sus familiares directos (entre ellos sus padres y su esposa) que suspendan sus cuentas públicas. No quiere que un error involuntario le meta en un lío. Hasta ese punto está cuidando los detalles.