BARCELONA

Valdés: “Ansu tiene alma de campeón, es un asesino del área”

El técnico del juvenil del Barça se deshace en elogios para el joven delantero y lamenta que “nuestra relación técnico jugador ya ha acabado, lo disfruté poco”.

¿Qué supone inaugurar mañana el Estadi Johan Cruyff?

Es complicado contestar, tengo unos sentimientos muy fuertes, es la casa donde me crié, la que me lo dio todo, el modelo que comí desde pequeño, el Barça de toda la vida, el 14, Johan y en Jordi, que estará mirando.

¿Esperaba una actuación así de Ansu Fati?

No me sorprende. Lo disfruté poco, pero desde el primer día que lo puse supe que era diferente. Estábamos en San Petesburgo porque teníamos que jugar un torneo amistoso de dos partidos. El primer día, él tenía molestias y no pudo jugar, entonces le dije que me enseñara las botas, que eran un desastre y eran las que le causaban ese dolor. Fuimos a comprar unas botas nuevas. Lo que vi el domingo en el Camp Nou es lo que vi en Rusia cuando se puso las botas nuevas. Ansu es fuerte, desparpajo, anarquía total. No hay que encerarlo en una banda, que disfrute. Me ha llamado esta mañana y me ha hecho mucha ilusión. Pienso que todo se resume en el número con el que debutó: llevar el 31 con 16 años no es algo que pueda hacer cualquiera. La pena es que mañana no esté, sobretodo por respeto a Johan.

¿Qué consejo le daría a Ansu, usted que tuvo sus más y sus menos con Van Gaal de joven?

Qué cabrón, ya sabía que Van Gaal iba a salir hoy. Representa el trabajo bien hecho. Que toque la gloria o no, no se sabe, tiene alma de campeón es un asesino del área y por eso es uno de mis reyes. Que no se olvide de donde viene.

¿Lo ve ya en el primer equipo?

No tengo la experiencia como para saberlo. Lo que sé es que mi etapa con el acabo en Rusia en cuanto a jugador y entrenador, pero le quiero porque me identifico con él por una cuestión de origen. Le disfruté poco.

¿Qué ha cambiado desde que usted estaba en La Masia?

Vengo de una pausa de mucho silencio. Me acuerdo de las personas que me hicieron un jugador profesional. La amabilidad de Rojo, de lo poco que tuve a Olmo. Recuerdo especialmente a Asensi, a Quique Costas, con el que más disfruté de las victorias. No puedo olvidarme de Jordi Castel, a nivel de porteros es el que nos cuidó.

¿Se ha olvidado en el Barça eso de que el talento debe estar por encima del físico?

Lo que dije es que no hay que seleccionar el talento por el tamaño. Si algo nos identifica es el juego de talento. Lo que hay que hacer es priorizar el talento.

¿Cuáles son sus expectativas como entrenador?

Disfrutar de los juveniles. Desde el inicio les dije que van a tener un entrenador que defenderá los cinco puntos básicos de este club: la diversión, actitud, identidad, la variedad y jugar al ataque.

¿Su experiencia ayudará a los chicos?

Como jugador profesional yo tuve una gran cagada y me fié de gente externa que me prometía el oro y el moro. Mi misión es evitar que tomen ciertas decisiones. Yo he aprendido y como formador me he comprometido con ellos.

¿Echará de menos la portería?

El vínculo con mis porteros y como les puedo ayudar ya me basta. Me quité los guantes y soy un entrenador sin guantes, pero no puedo olvidar la portería donde está mi alma. He vivido 20 años encarcelado entre los tres palos y he vivido ahí la gloria suprema.

¿El ambiente en torno a los chicos ha cambiado por culpa de los representantes?

Lo que noto es que están muy vigilados, crecen muy rápido y el talento de la base tiene mucha tirada. El deporte es muy grande y ellos tienen información que no teníamos en todos los aspectos, físicos, tácticos, de prevención de lesiones, en cuanto al entorno de los representantes también ha cambiado. Antes eran unos fantasmas, ahora van mucho más en serio

¿Ficharía a Neymar?

He estado solo un año con él y siempre me destaca. Y se lo agradezco. Estuvo súper implicado en la última Champions que ganamos. Un gran jugador pero es una decisión que afecta al primer equipo y yo trabajo en la base, hay que preguntárselo a los de arriba. Si contesto igual se enfadan y me despiden y yo quiero estar mucho tiempo aquí.