Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

LALIGA | REPORTAJE

La transición de ídolo a señalado: Neymar, Bale, Agüero, Ibra...

El brasileño y el galés son los últimos claros ejemplos de futbolistas olvidados por su afición, la misma que en su día confió en ellos para liderar un proyecto.

La transición de ídolo a señalado: Neymar, Bale, Agüero, Ibra...

Ambos tocaron el cielo durante sus respectivas presentaciones... Ahora, tanto Neymar como Bale son señalados por la afición del PSG y del Real Madrid, aunque por casos distintos. Ellos no han sido los únicos jugadores en saborear las mieles del éxito y, de repente, caer en el ostracismo. 

Bale: de posible sucesor de Cristiano a criticado

En el verano de 2013, Gareth Bale fichó por el Real Madrid y rápidamente se consolidó como uno de los grandes ídolos del madridismo junto a Cristiano Ronaldo. El gol que anotó en su debut ante el Villarreal el 14 de septiembre de 2013 le convirtieron en uno de los héroes de un Madrid que por aquel entonces confiaba y mucho en él. Sus 22 tantos y 16 asistencias en la primera temporada le auguraban un gran futuro en el Madrid. Su destino apunta a China al Jiangsu Suning. 

Las lesiones y la regularidad de Cristiano le fueron quitaron protagonismo al mismo tiempo que su rendimiento también se fue diluyendo. La mayoría de la parroquia blanca parece no apostar por él y lo mismo le sucede a Zidane, quien ya ha dicho públicamente que quiere su salida. 

Neymar: fichaje de oro, decepción histórica

Por su parte, la etapa de heroicidad de Neymar Junior en el PSG está siendo más breve que la del galés. Llegado en 2017, el brasileño encandiló a su nueva afición en una de las presentaciones más mediáticas de la historia del fútbol.

Eso sí, a medida que los partidos avanzaban su peso en el equipo era menor que el de Mbappé. Varios detalles que no gustaron a su afición, sea el caso de celebrar su cumpleaños tres días antes de que el PSG perdiese ante el Lyon, le condenaron. Sus palabras públicas manifestando su intención de marcharse es otro detonante más para que su afición le señale. 

Ibrahimovic: presentación heroica y salida por la puerta de atrás

El sueco Zlatan Ibrahimovic llegó al Barcelona en 2009 bajo el rol de socio de Leo Messi y se marchó por la puerta de atrás rodeado de polémica, especialmente tras unas duras declaraciones de Raiola contra Pep Guardiola. Sus 21 goles no fueron suficientes para consolidarse en el Camp Nou y el técnico catalán fue el artífice de su salida. Cierto es que Zlatan siempre gustó a la afición culé, pero su adiós no fue el esperado por los seguidores blaugranas. 

Sergio Agüero: la joya de la corona se fue de manera polémica

Desde 2006 hasta 2010, el 'Kun' era uno de los grandes ídolos de la afición rojiblanca. Una Supercopa y una Europa League acreditaron su papel protagonista en el Atlético de Madrid. En más de una ocasión, manifestó que su manera de irse no fue la más correcta. De hecho, escribió una carta de despedida que no terminó de convencer a la afición: "Después de cinco años intensos, una etapa personal ha terminado y tengo que darle paso a una nueva. Estoy a punto de cumplir 23 años y tengo todo por delante. De más está decir que no se trata de una cuestión económica sino estrictamente deportiva". Los medios nacionales aseguraron que el 'Kun' quería marcharse al Real Madrid, pero un pacto de caballeros entre Gil Marín y Florentino Pérez lo impidió. 

Kaká: de la ilusión del Balón de Oro a una salida para olvidar

El retorno de Florentino Pérez ilusionó por tres grandes fichajes: Benzema, Cristiano y Kaká. Este último llegó a Madrid como el 'Balón de Oro' de la temporada 2007-2008 y, sin duda alguna, fue uno de los jugadores más aclamados.

La ilusión depositada en él se fue diluyendo hasta el punto de que su situación recordaba a la de Gareth Bale, donde muchos aficionados desean su adiós. En este caso, las diferencias con la hinchada no nacieron de problemas extradeportivos, sino de una cuestión totalmente deportiva. 

Di María: el socio de Cristiano y Karim que terminó con el famoso gesto a la afición

El Real Madrid fichó a Di Maria con solo 22 tras ser la gran perla del Benfica. Mourinho fue el técnico encargado de ponerle en el once titular junto a Benzema y Cristiano Ronaldo. El argentino ilusionó especialmente durante sus tres primeras temporadas. Sin embargo, durante la última campaña sucedió una separación entre jugador y afición que tuvo como detonante definitivo un gesto del futbolista al llevarse las manos a sus partes nobles cuando era sustituido.