Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Bundesliga
Copa Libertadores
Liga Portuguesa

BARCELONA

Dónde puede jugar Griezmann y su convivencia con Messi

Valverde deberá hacer cohabitar al francés con Messi por dentro. También podría actuar como extremo izquierdo o delantero.

La enmienda del Barcelona empezó por De Jong y sigue por Griezmann. El anuncio oficial de un fichaje que era un secreto a voces enfoca ahora a Valverde, responsable de acomodar al francés en la estrategia futbolística. Su encaje está sujeto a la duda. Nadie discute su condición actual como uno de los mejores del mundo, pero existe cierta desconfianza sobre su rol en el Camp Nou. Griezmann ha asumido en el Atlético y en Francia unas funciones semejantes a las de Messi en el Barcelona, incluso su posición se pisa en el terreno de juego. Pendiente aún del regreso de Neymar, Valverde tiene que reparar en dónde ubicarlo y en cómo puede alimentar su sociedad con Messi y las demás piezas del ataque azulgrana.

En paralelo a Messi

Griezmann ha alcanzado su estatus oficiando como una segunda referencia ofensiva con autonomía de movimientos. Con Messi no podrá iniciar desde la derecha salvo en situaciones puntuales en las que el argentino haga de falso nueve por ausencia obligada o decidida por Valverde de Luis Suárez. Este contexto le obligará a tener que moverse entre el perfil izquierdo y el carril central. Valverde pretenderá crear un hábitat de convivencia para Griezmann y Messi que encauce el juego interior a través de sus asociaciones y en el que ninguno ensucie el espacio del otro. El 1-4-3-2-1, con Luis Suárez sosteniendo su titularidad, podría ser la estructura elegida para impulsar la productividad de la sociedad entre Messi y Griezmann. En fase defensiva, le tocaría al futbolista francés situarse a la izquierda en el 1-4-4-2 con el que se maneja el Barcelona en este registro del juego desde que está Valverde. Griezmann dobla las recuperaciones de Messi, Dembélé o Coutinho. Simeone le inculcó el valor del esfuerzo defensivo.

Su reposición como extremo izquierdo

Sobre el papel, parece el ajuste más sencillo de hacer para Valverde. Griezmann recordaría sus orígenes en la Real Sociedad, donde disputó más de 100 partidos en esta posición. La incertidumbre aparece por el rendimiento que puede ofrecer en este momento el francés en esa zona del campo. La aceleración, la conducción y el buen pie en el centro que distinguían a Griezmann en sus inicios han dado paso a un sentido de la asociación, visión de juego y calidad en espacios reducidos como sus señas de identidad actuales. Las capacidades de Griezmann se recortarían si su influencia se acotase al costado izquierdo. Las incorporaciones de Jordi Alba también se podrían ver perjudicadas por su presencia.

Hacer de Luis Suárez

Es otra posibilidad que las características de Griezmann le permiten a Valverde. Aunque el futbolista francés prefiere estar acompañado de un delantero centro al uso, también puede maniobrar como nueve por su talento goleador y lectura del desmarque. Las suplencias de Luis Suárez podrían ser cubiertas por Griezmann e incluso podría apartar al uruguayo en algunos partidos de las alineaciones de Valverde. Dembélé se garantizaría un sitio en la banda izquierda.

La versatilidad, desarrollo técnico y trabajo defensivo le abren la puerta a jugar de interior en determinados escenarios, pero parece una opción remota por la descompensación que provocaría en un equipo que contaría con cuatro atacantes natos en el campo. El Barcelona ha fichado un jugador de extraordinarias cualidades al que Valverde debe acoplar en el dibujo y en la forma de jugar de su equipo. Su conocimiento del juego invita a pensar en un rápido entendimiento con Messi. Griezmann también mejorará la relación con el balón azulgrana, venida a menos en este tiempo y por la que pasa el ansiado reencuentro de la Champions y el Barcelona.