Competición
  • Europa League
  • Euroliga
  • Copa Libertadores
Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Panathinaikos PAN

-

B. Munich MUN

-

Khimki Moscú KHI

-

REAL VALLADOLID

Sandro, del mejor Barça a Zorrilla en busca del gol

Eusebio Sacritan y Luis Enrique dirigieron el final de su formación en la Masía, donde coincidió con Masip

Sandro, del mejor Barça a Zorrilla en busca del gol
AMAIA ZABALO DIARIO AS

Sandro Ramirez creció en las categorías inferiores de la U.D. Las Palmas, donde entró en benjamines. Deslumbró desde el primer momento, aunque la clave fue su presencia en las selecciones territoriales ya en al edad cadete. Allí, un ojeador del Barcelona, Jordi Gris, tomó buena nota de sus goles y pronto le incorporó a la Masía, concretamente al Cadete B del Barça en el 2009. Cumplió los plazos, cadete A, Juvenil y Barça B donde coincidió entre otros con Masip en una temporada histórica (2013-14).

El equipo dirigido entonces por Eusebio Sacristán finalizó la Liga en Segunda como tercer clasificado a tan sólo tres puntos del segundo, Deportivo de la Coruña, y a cinco del Eibar, los dos equipos que consiguieron el ascenso directo. Sandro fue titular indiscutible jugando 31 partidos con siete goles, lo que le valió para ser llamado por Luis Enrique para el primer equipo. Debutó en Primera en la tercera jornada de Liga anotando el gol de la victoria blaugrana ante el Villarreal en el minuto 88 tras un centro de Messi. Jugó siete partidos, todos ellos saliendo desde el banquillo, incluso llegó a debutar con gol en la Champions ante el Ajax. La temporada siguiente formó parte del primer equipo a todos los efectos pero pudo comprobar que lo iba a tener difícil, jugó 10 partidos sin goles y coincidió con el término de su contrato.

Salió como agente libre del Barcelona para fichar por tres temporadas en el Málaga. Allí encontró su mejor nivel en un curso en el que el conjunto andaluz acabó 11º en la clasificación con Juan de Ramos y Míchel en el banquillo, 30 partidos, 28 de titular con 16 goles, algunos de ellos aún se recuerdan por su bella factura. Fue el mejor de un equipo que remontó una situación muy complicada en la que estuvo muy cerca del descenso durante la primera parte del campeonato. Su gran temporada le valió para aprovecharse de su baja cláusula de rescisión, 6 millones, en el mercado. Estuvo muy cerca del Atlético de Madrid, pero finalmente su destino fue el Everton donde sólo jugó 8 partidos. A mitad de esa temporada fue cedido al Sevilla donde jugó 13 encuentros sin suerte de cara al gol. Tras su paso de nuevo por Inglaterra fue cedido a la Real Sociedad, donde también ha sido importante pero sin goles. Las tres cesiones, incluida la del Valladolid, no contemplan opción de compra.