Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

SEVILLA

El Mudo Vázquez, como Rogelio Sosa: "Correr, corre cualquiera"

El centrocampista del Sevilla, de fútbol artístico pero disperso, suscita gran polémica en las redes sociales al citar a Juan Román Riquelme.

El jugador del Sevilla Franco el Mudo Vázquez citó a Juan Román Riquelme en unas frases que recordaron el "Correr es de cobardes" de Rogelio Sosa, del Betis
TONI RODRIGUEZ DIARIO AS

"Correr es de cobardes", decía el recientemente fallecido mito del Betis Rogelio Sosa. Zurda de Caoba es este verano la foto que adorna el carnet de los socios verdiblancos porque quedó el arte, dentro y fuera del campo, del que entre otras cosas muchos consideran el mejor lanzador de córners que ha visto el Benito Villamarín, un puñado de goles olímpicos adornan su dilatada carrera en Heliópolis. Mucho más callado, no es de Coria, despierta pasiones y odios en la otra orilla de la ciudad, la del Sevilla, Franco el 'Mudo' Vázquez, que hace alarde de su apodo con prolongados silencios sólo rotos por su fútbol a veces de seda, a veces sin fundamento, y por alguna frase en las redes sociales como la que ha vuelto a levantar polémica estos días.

Esto colgó el Mudo en Instagram de uno de sus ídolos: "Juan Román Riquelme: "A veces escucho a la tribuna ¡corré más! y yo pienso que eso lo hace cualquiera. Te preparás, corrés todos los días y terminás en una maratón. Mucha gente hace eso. Correr, corre cualquiera, pero jugar al fútbol es más complicado". Y de eso está hablando el sevillismo, sobre todo el que reprocha al futbolista lo que a veces parece indolencia sobre el campo. El fútbol como arte o como esfuerzo, otra forma de entender el menottismo contra el bilardismo.

El Mudo se ejercita estos días con Julen Lopetegui, ahora en Lagos (Portugal) sin saber con seguridad aún si seguirá en el Sánchez Pizjuán esta próxima temporada. En semanas pasadas se habló de un posible trueque por Luis Alberto, objetivo sevillista, con el Lazio, pero el rumor se quedó prácticamente sin fundamento. Con 30 años, y con ganas de predicar con la pelota como Riquelme, es posible que el Franco Vázquez no haya dicho su última gran palabra sobre el césped.