Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Europa League
FC Astana FC Astana AST

-

BATE BATE BAT

-

Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Malmö Malmö MAL

-

Bnei Yehuda Bnei Yehuda BNY

-

Suduva Suduva SUD

-

Ferencvaros Ferencvaros FER

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Hapoel Beer Sheva Hapoel Beer Sheva HAP

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

Maribor Maribor MRB

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Riga Riga RIG

-

AEK Atenas AEK Atenas AEK

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

Legia Legia LGV

-

Rangers Rangers RAN

-

PSV PSV PSV

-

Apollon Apollon PLL

-

Steaua Steaua STE

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Gent Gent GNT

-

Rijeka Rijeka RIJ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Royal Antwerp Royal Antwerp RAN

-

Estrasburgo Estrasburgo EST

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Celtic Celtic CLT

-

AIK Solna AIK Solna AIK

-

Braga Braga BRG

-

Spartak Spartak SPA

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

FK Qarabag FK Qarabag QAR

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

PAOK PAOK PAO

-

Torino Torino TOR

-

Wolves Wolves WVH

-

Partizán Partizán PTZ

-

Molde Molde MLD

-

Espanyol Espanyol ESP

-

Zorya Zorya ZOR

-

Copa Argentina
FINALIZADO
San Martín de Tucumán San Martín de Tucumán SMT

0 0

Argentinos Juniors Argentinos Juniors AJ

0 0

BARCELONA

Las dos vías para traer de nuevo a Neymar al Barcelona

El Barça afronta la operación más complicada de su historia. El retorno de Neymar está en manos del jeque del PSG, que si no acepta jugadores a cambio, pedirá 222 M€.

En los despachos del Camp Nou cada día hay una nueva tormenta de ideas. No es para menos. La opción de traer a Neymar de vuelta al Camp Nou, por lejana y complicada que parezca está en el horizonte, pero el caso es como afrontar la que probablemente sea la operación de traspaso más difícil y con más aristas de la historia del club por el descomunal desembolso, por la animadversión con la otra parte (el PSG y el Barcelona no se pueden ni ver) y por la cantidad de jugadores que podrían verse afectados por el traspaso.

Ante esta tormenta perfecta, en los despachos del Camp Nou parece que han llegado a, al menos a día de hoy, porque esto cambia a cada nueva reunión de la cúpula, a reducir el camino de vuelta del brasileño a dos vías y las dos son tortuosas.

La primera pasa por negociar con Al-Khelaifi, el jeque dueño del París Saint-Germain para que acepte jugadores que abaraten la operación. La segunda, en vender a esos jugadores y recaudar suficiente dinero como para asumir el precio con el que se pagaría el hipotético retorno del jugador que según especulan en medios franceses nunca sería menor de los 222 millones que se pagaron en sentido contrario hace dos temporadas.

Ambos caminos parecen más que tortuosos, primero por la ya mencionada dificultad histórica de cualquier negociación con el equipo francés. Hasta la fecha, el Barça ha coleccionado sonoros portazos por parte del PSG cada vez que se ha acercado al Parque de los Príncipes: no les vendieron a Thiago Silva, no les vendieron a Marquinhos, no les vendieron a Verratti y no les vendieron a Rabiot. A cambio, Al-Khelaifi les levantó a Neymar.

Pero más allá de esta dificultad está el escollo de poner de acuerdo a Dembélé y Coutinho (y puede que a Rakitic) para que acepten ser moneda de cambio, luego que el PSG los acepte y permita que entren en una operación complicadísima para abaratar el traspaso.

Sin duda, poner de acuerdo a tanta gente parece una quimera. Ante este paisaje, la otra opción sería la de vender a los dos jugadores que llegaron para sustituir a Neymar y recaudar los más de 200 millones que pediría el jeque.

Según France Football, el Bayern de Múnich se ha interesado por Dembélé, jugador que conoce la Bundesliga tras su paso por el Dortmund, mientras que Coutinho sigue teniendo cartel en Inglaterra. De estas dos operaciones podría salir el combustible para poner en marcha la de Neymar. Lo que está claro es que Valverde no quiere tener en su plantilla a seis estrellas en ataque. La llegada de Griezmann y Neymar es absolutamente incompatible con la presencia de Coutinho y Dembélé en el Camp Nou.