Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

REAL VALLADOLID

Hoy es 30 de junio, el día de las finales blanquivioletas

En 1984, el Real Valladolid ganó la Copa de la Liga, el único título nacional, mientras que en 1989 los blanquivioletas perdieron la final de la Copa del Rey frente al Real Madrid.

Hoy es 30 de junio, el día de las finales blanquivioletas
AS

En el fútbol actual el 30 de junio marca el final de la temporada, pero en Primera División el pescado está vendido desde hace un mes y medio. Sin embargo, en la historia del Real Valladolid esta fecha es una de las más importantes. No en vano un día como hoy hace 35 años, el Real Valladolid se hizo con la Copa de la Liga, el único torneo nacional que ha ganado el conjunto blanquivioleta en toda su historia. Esta competición se desarrollaba a doble partido y en la final se enfrentaban el Atlético de Madrid y el Real Valladolid. Tras empatar en el encuentro de ida a cero, los blanquivioletas consiguieron una victoria (3-0) que no fue tan cómoda como parece porque los 90 minutos también habían terminado con cero a cero. Votava, en propia puerta, Fortes y Minguela fueron los autores de los goles que llevó al título a los pucelanos en la prórroga. Para llegar a esta final, en la que Pepe Moré levantó la copa, los pucelanos eliminaron antes al Sevilla, en penaltis, al Betis, en una competición que duró todo el mes de junio de aquel año.

Menos suerte tuvieron los blanquivioletas cinco años después el 30 de junio de 1989 en la final de la Copa del Rey, cuando en el estadio Vicente Calderón se enfrentaban al Real Madrid en un encuentro en el que los vallisoletanos merecieron mucho más, pero que perdieron con un gol de Gordillo (1-0) en el minuto cinco del encuentro. Para llegar a este punto, a las órdenes de Cantatore, los pucelanos dejaron por el camino al Zaragoza, Athletic de Bilbao, Cádiz y Deportivo de la Coruña. Esta era la segunda final de la Copa perdida después de la derrota en 1950 frente al Athletic (4-1) en la prórroga, el día que Zarra marcó los cuatro goles de los bilbaínos.