Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Masters 1000 Cincinnati
  • WTA Cincinnati
Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Willem II Willem II WII

-

Twente Twente TWE

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Utrecht Utrecht UTR

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Groningen Groningen GRO

-

Heracles Heracles HCL

-

PSV PSV PSV

-

Masters 1000 Cincinnati
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
-
david_goffin David Goffin GOF
-
FINALIZADO
novak_djokovic Novak Djokovic DJO
6 3 3
daniil_medvedev Daniil Medvedev MED
3 6 6
WTA Cincinnati
svetlana_kuznetsova Svetlana Kuznetsova Svetlana Kuznetsova
-
madison_keys Madison Keys Madison Keys
-

BARCELONA

Neymar, mejores números que Dembélé y Coutinho juntos

En sus dos primeros años, el brasileño marcó 54 goles y dio 25 asistencias. Entre Coutinho y Dembélé han hecho 43 goles y han dado 29 pases de gol.

Si bien es cierto que su hipotético y dificilísimo regreso genera controversia entre un buen sector de la afición que no le perdona su huida a París, los números de Neymar con el Barça fueron indiscutibles. 186 partidos oficiales en cuatro temporadas con 105 goles y 76 asistencias evidencian regularidad y rendimiento.

En sus dos primeros cursos, Neymar marcó 54 goles y dio 25 asistencias, y eso que en su primer curso apenas fue capaz de hacer 15 goles. Entre Coutinho (en temporada y media) y Dembélé llevan 43 goles y 29 asistencias. Queda claro por qué el Barça necesitaba dos jugadores, cuyo precio sumando variables podría llegar a 305 millones de euros, para reemplazar a uno que costó 222 millones. Pese a ser un jugador poco egoísta con el gol y que jugó mucho para Messi y casi todo para Suárez el año en el que uruguayo hizo 40 goles en LaLiga (2015-16), Neymar fue capaz de hacer más de 25 goles por temporada partiendo desde el extremo.

Pese a que su final en la cuarta temporada fue algo confuso y desapareció después de su memorable actuación ante el PSG tras la que, viendo cómo la foto icónica de la noche acababa siendo la de Messi cuando el héroe había sido él, decidió marcharse, el vacío que dejó Neymar fue enorme. En términos deportivos y morales. Su influencia en el juego, su capacidad de coger la bandera del equipo cuando Messi estuvo lesionado dos meses en el arranque de la temporada 2015-16 y liderar al equipo que ganó 0-4 en el Bernabéu está lejísimos de lo que han hecho Coutinho y Dembélé en estos dos primeros cursos. Seguramente Neymar tenga mucho de reprochable para el Barça en sus comportamientos finales, pero en los números no fue sino un reloj.