NÀSTIC-LLAGOSTERA

Nàstic y Llagostera volverán a citarse en Segunda B

En 2014 disputaron el playoff de ascenso. Ganaron los azulgrana y sellaron un ascenso histórico a Segunda. Ahora se reencuentran en la categoría de bronce, uno de bajada y otro subiendo.

El Llagostera-Nástic del playoff a Segunda de 2014.
CARLOS MIRA

Al Nàstic de Tarragona le espera una temporada trepidante en Segunda B y en la que volverá a citarse con una de sus bestias negras: Llagostera. Estos últimos sellaron su ascenso de categoría el pasado fin de semana tras vencer en el playoff al Portugalete y regresan a la categoría de bronce del fútbol español. Sin duda, los duelos entre Nàstic y Llagostera serán unos de los marcados en rojo para el próximo curso.

Ambos se vieron las caras en Segunda la temporada 2015-16 (el Nàstic venció 2-0 en la primera vuelta y en la segunda, el duelo acabó 1-1 en Llagostera), pero lo que nunca olvidarán ambas aficiones fue el encuentro del 22 de junio de 2014. Granas y azulgranas luchaban por subir a Segunda A, se citaron en la final del playoff, y la gloria fue para un Llagostera que hizo historia. Levantaron el 2-1 de la ida gracias a un 3-1 que se consumó en la prórroga de un encuentro agónico.

Fue entonces cuando las relaciones entre ambas entidades se rompieron por la tensión suscitada durante el encuentro y tras el intercambio de declaraciones entre las directivas por los problemas que tuvieron muchos aficionados del Nàstic en la entrada del Municipal de Llagostera. La próxima campaña volverán a encontrarse en Segunda B con un objetivo común: subir a Segunda. Los dos tienen experiencia. Eso sí, de aquel duelo, en el actual Nàstic no queda ni un solo jugador, pero en el Llagostera sí: Aimar Moratalla, Pitu Comadevall y Oriol Alsina. El Llagostera no se cansa de hacer historia y es que ha vivido el octavo ascenso en los últimos 21 años. "Este último ha sido más duro de los otros que hemos vivido. La clave es que se ha creado un gran bloque", dijo Aimar.