BARCELONA

El Barça piensa en Rodrigo

El delantero de 28 años tiene una cláusula de 120 millones de euros y un valor de mercado de 30. Juega en los tres puestos de ataque y el 21 de febrero As ya apuntó su nombre.

El Barça piensa seriamente estos días en el fichaje de Rodrigo (6-3-1991), delantero que cumple uno de los requisitos preferidos por el área técnica del club. Puede jugar en los tres perfiles del ataque, lo que le da un plus para ser uno de los preferidos para reforzar la delantera. Rodrigo tiene una cláusula de 120 millones de euros y su valor real de mercado, según la web especializada transfermarkt, es de 30. El Valencia es consciente de que el jugador saldrá este verano. Necesita unos 42 millones de euros antes del 30 de junio y Rodrigo, que ya el verano pasado estuvo a punto de salir del Valencia, es el elegido para ingresar ese dinero. Mateo Alemany, director general del club che, abrió la puerta a su salida diciendo: "La frase de que un futbolista juega donde quiere tiene cierto peso". El Barcelona es uno de los interesados en un futbolista que, eso sí, tiene muchas novias.

Rodrigo podría ser algo más que un plan B por si falla Griezmann, podría llegar además del francés. El club azulgrana está convencido de que necesita dotar de gol el ataque de un Barça en el que ya sólo marcan Messi y Suárez y en el que el uruguayo, pese a completar un buen año, va necesitando relevos. Por eso ya no es descartable que, además del supuesto fichaje de Griezmann, el Barça intentase añadir el del valencianista criado en el Celta y que pasó por la cantera del Madrid (Castilla), se hizo futbolista en el Benfica y ha terminado de triunfar en el Valencia donde ha dado el salto también a la Selección.

Rodrigo es seguido desde hace meses por la secretaría técnica azulgrana y el 21 de febrero As ya se apuntó su nombre cuando se informó de cómo la cúpula del Barça discutía el relevo de Suárez en la delantera del Barça. Excepto en la Champions, donde anda sorprendentemente negado, el uruguayo ha cumplido este año con goles en partidos decisivos (Real Madrid, Atlético, Sevilla...) pero va necesitando alguien que le apriete para mantenerlo en tensión y alguien con la suficiente calidad para que no se extrañe cuando sea suplente.

La posibilidad de que el Barça fiche a Griezmann y a Rodrigo para reforzar su ataque no puede descartarse aunque para ello es obvio que además de Coutinho debería sallir otro delantero. La posible llegada de Rodrigo significaría la venta de Malcom a la Premier.

Rodrigo, por cierto, tiene un amigo muy especial en el vestuario del Barça, aunque lo que es difícil saber es si seguirá la temporada que viene. Rafinha y Rodrigo, lo mismo que Thiago, crecieron juntos. Adalberto, lateral del Flamengo de los años 80 cuya carrera se truncó por las lesiones, es el padre de Rodriggo. Mazinho, el de Thiago y Rafinha. Lo dos se conocieron en los campos brasileños y moldearon como futbolistas a su hijo. Quién sabe si pueden coincidir de nuevo en el Camp Nou.