Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Morabanc Andorra AND

93

Monbus Obradoiro OBR

69

FINALIZADO
Retabet Bilbao BLB

88

Baxi Manresa MAN

77

FINALIZADO
Valencia Basket VAL

82

UCAM Murcia MUR

62

Liga Holandesa
FINALIZADO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

1

PSV PSV PSV

1

FINALIZADO
Ajax Ajax AA

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

1

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

1

Heracles Heracles HCL

0

FINALIZADO
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

2

Waalwijk Waalwijk WAA

0

ATLÉTICO DE MADRID:

Oblak, inquieto ante el nuevo proyecto del Atlético

Oblak, durante un partido con el Atlético.

DANI SANCHEZ

DIARIO AS

Se siente el jugador franquicia, espera que se construya en torno a él y que la dirección deportiva responda a la salida de titulares con jugadores ya hechos para luchar por títulos.

El Atlético acometerá una transformación en su plantilla, pero lo que realizó en primer lugar fue señalar a Oblak como pieza fundamental de su futuro. Lo hizo con una trabajadísima renovación de su contrato, elevando la cláusula de rescisión de 120 millones de euros. Un esfuerzo enorme de la entidad para elevar su jerarquía, pero los últimos acontecimientos le han convertido, incluso, en su jugador franquicia. La marcha de Griezmann sitúa al portero —el mejor jugador colchonero del último ejercicio— como el hombre a partir de quien construir. Así lo entiende Oblak. Y también que se quedó para seguir luchando por lo máximo con el Atlético. Como colchonero ha sentido que se estaba peleando por todo y cuando firmó su ampliación lo hizo bajo esa consigna. 

Ahora el Atlético afronta un cambio. Se marchan jugadores veteranos que han sido referentes y titulares indiscutibles. Oblak espera que la dirección deportiva responda con la llegada también de futbolistas ya hechos para seguir luchando por lo máximo, no con apuestas arriesgadas de futbolistas todavía por consolidarse. Así, cuando él aterrizó con 21 años en el Atlético, el club se preocupó, correctamente, de rodearle de un portero ya con un bagaje en LaLiga y contrastado como Moyá. No se corrieron riesgos. Esa misma temporada llegó un Griezman que no era ni mucho menos un desconocido en LaLiga o un Mandzukic contrastado en el Bayern.

Al menos una consulta.

A Oblak le inquieta ese detalle y, especialmente, la defensa. Se marchan varios de sus componentes con quien el esloveno tenía un automatismo excepcional. Le sorprende, por ejemplo, que la dirección deportiva no le haya consultado sobre ese asunto. La temporada pasada sí se hizo con Griezmann. De hecho, una de las razones que el francés esgrimió para continuar es que el club le había asegurado que iría a por ciertos jugadores. Así se hizo. Caso de Lemar, por ejemplo. Oblak es el nuevo jugador franquicia y entiende que se quiere construir a partir de su figura.