FUENLABRADA

El doble de Pogba juega en Fuenlabrada: así es Randy

El doble de Pogba juega en Fuenlabrada: así es Randy

El mediapunta francés (21 años) se salió ante el Recre. Su físico recuerda mucho al del internacional galo. Estuvo a punto de dejar el fútbol.

Hay algo de mimético en la zancada de Randy Nteka (1,89m). Cada vez que este francés de 21 años nacido en París y raíces angoleñas avanza dando dentelladas al césped, parece que no lo hace él. Que es otro el que posee su cuerpo para, como si de un efecto espejo se tratase, estuviéramos viendo a otra persona. A Paul Pogba (1,91m). Similitudes con una diferencia: Randy es, a día de hoy, más importante para su equipo, el Fuenlabrada, que el campeón del mundo para el Manchester United.

Este domingo, en la ida de la fase de ascenso entre los azulones y el Recreativo de Huelva, Randy dio buena muestra de ese peso capital para los de Mere Hermoso con una actuación soberbia que incluyó una asistencia (a José Fran para el 2-0) y un gol. El que cerraba la cuenta. El que, salvo hecatombe en el Nuevo Colombino, deja a los madrileños muy cerca de Segunda División.

A punto de dejar el fútbol

El fútbol profesional era, hasta hace no mucho, una categoría impensable para este chico que, nacido en París, decidió un día que lo mejor era dejar el fútbol. Colgar las botas para engancharse a la vida, ésa que no le estaba dando la opción de ayudar a su madre con una pelota en los pies. Pero un amigo lo llamó a tiempo. “Vente a España y prueba en el Betis San Isidro”, le dijo.

Randy, en un gesto de valentía (quién sabe si también de inconsciencia juvenil) decidió probar fortuna para enrolarse en este equipo mítico de la preferente madrileña. Se salió. Apenas fue necesaria una temporada para que los ojeadores del Fuenlabrada, uno de los equipos de Segunda B que más mima la cantera y el scouting, lo incorporasen al filial azulón.

Era el verano de 2017 y Randy empezaba a hacer realidad su sueño. Su presencia en el Fuenla B duró un suspiro. Antonio Calderón, el entrenador del primer equipo, pronto comenzó a darle bola con los mayores como mediocentro defensivo. Le costó adaptarse (el ritmo físico era diferente, mucho más intenso), pero pronto convenció al cuerpo técnico y a sus compañeros de que tenía un hueco seguro. Acabó con 17 partidos y tres goles.

La eclosión de Randy

Esta temporada, ya con Mere Hermoso, este Pogba azulón (mide sólo dos centímetros menos que el Pogba de verdad) ha afianzado su rol en una posición que, como le sucede a Pogba con la mediapunta, no era la suya. Al igual que al internacional francés, Mere lo adelantó del doble pivote para descubrir en ese espacio a un chaval con un potencial enorme. Este curso ha disputado ya 35 partidos y logrado ocho dianas.

Ahora está cerca de cumplir el sueño de jugar en Segunda y poder ayudar mucho mejor a su madre, la misma que cuando le ve jugar quizá intuye, además de al hijo que dejó París hace dos años, a otro futbolista leyenda en Francia. Randy Nteka es el Paul Pogba del Fuenlabrada.