BARAKALDO 1 - HÉRCULES 1

Barakaldo y Hércules lo dejan todo para el Rico Pérez

Barakaldo y Hércules lo dejan todo para el Rico Pérez

Barakaldo

Benja iguala el tanto de Toni Sánchez. El equipo de Planagumà fue de menos a más y obtiene un valioso empate.

Esto es el playoff. Una montaña rusa de emociones. Partidos en los que pasas de verte con pie y medio fuera a pensar que ya estás en la siguiente ronda. Así, sin anestesias. Eso es lo que les pasó al Barakaldo y al Hércules en Lasesarre. Al final, todo se decidirá en el Rico Pérez. El conjunto vasco, de más a menos, golpeó primero, pero apareció en escena Benja, el cazagoles, para poner las cosas en su sitio y hacer justicia.

El Barakaldo salió muy enchufado al partido, fiel a su juego. No le duele encerrarse atrás y aprovechar los desplazamientos largos. Así sorprendió a un Hércules que se contagió y no se encontró cómodo hasta que avanzó bastante el partido. Aunque sin ocasiones, el único que era claro con su estilo era el Barakaldo. Y el conjunto vasco encontró el gol. Toni Sánchez, con calidad, mandó el balón a la red desde fuera del área a los 16 minutos. Falcón, casi siempre un seguro, no pudo hacer nada. Un mazazo. El Hércules siguió en estado de shock. De hecho, Villacañas le ganó la espalda a la zaga herculana y sólo le falló el golpeo para marcar el 2-0. Poco a poco, el equipo de Planagumà fue quitándose los miedos, casi siempre percutiendo por el costado de Juanjo Nieto. El lateral obligó a Viorel a sacar un buen pie. Alfaro también probó fortuna, pero el meta local tiró de reflejos. Con las fuerzas igualadas, pero con 1-0 se llegó al descanso.

La segunda parte fue del Hércules, casi de principio a fin. Por intensidad e insistencia mereció el gol el equipo alicantino. Aunque no tuvo ocasiones claras, Viorel sí se sintió acorralado. Antes del empate, Villacañas, en una contra, tuvo el segundo y disparó alto. Del posible 2-0 se pasó el empate. Benja, que huele la sangre cuando llegan estas fechas, cazó un balón en el área para igualar la contienda. Su disparo tocó en un defensa del Barakaldo, pero en Alicante y en Lasesarre dio igual. Se cantó con fuerza porque puede valer una clasificación. O no. Porque en los playoff siempre pasa de todo.