ATHLETIC

Remiro: "A veces las cosas no son como uno desearía"

Remiro: "A veces las cosas no son como uno desearía"

JUAN FLOR

DIARIO AS

En su carta de despedida se acuerda de “Berizzo y Garitano, excepcionales profesionales, empáticos y comprensivos", y de una plantilla "con mayúsculas, un auténtico grupo humano”.

Álex Remiro disputó su último entrenamiento el martes en Lezama después de una campaña muy accidentada en el Athletic, primero en la grada y después en la reserva al negarse a renovar su contrato, que expira el 30 de junio. Unai Simón y Iago Herrerín han sido los elegidos con el ostracismo de un Remiro que se ha limitado a entrenarse todo el año en la factoría rojiblanca y que en el mes de enero pudo salir cedido en el Huesca. La llegada del nuevo organigrama técnico no fue capaz tampoco de convencerle. Se despide con una misiva, sin aclarar su futuro, que apunta a la Real Sociedad, aunque sin descartar Espanyol o Sevilla, que también le han sondeado. Quiere ser un hombre importante, con minutos y confianza y pensaba que en el Athletic las apuestas eran otras.

En la carta que desliza por redes sociales, el portero de Cascante muestra tras diez años en Lezama su “agradecimiento a la institución que me ha dado la posibilidad de cumplir el sueño de convertirme en profesional. Y a todas las personas que me han ayudado a formarme como futbolista y a crecer como persona”. Especial mención a “Berizzo y Garitano, excepcionales profesionales, empáticos y comprensivos, y a todos mis compañeros, con mayúsculas, un auténtico grupo humano”. Añade con un punto evidente de melancolía que “no ha sido un año fácil. A veces las cosas no son como uno desearía y hay que saber asumir la realidad con madurez y profesionalidad. Es lo que yo he intentado, buscando nuevos retos ilusiones que me permitan seguir mi camino”, concluye el portero navarro, de 23 años, que fuese cedido en Levante y Huesca, que no ha podido debutar en Primera con el Athletic, y que dispone de un prometedor futuro por delante.