ATLÉTICO

Costa: diez meses negros y sólo una sonrisa, la noche de Tallín

Costa: diez meses negros y sólo una sonrisa, la noche de Tallín

CHEMA DIAZ

DIARIO AS

Vivió en Jerusalén el último episodio de una temporada para olvidar. Apenas tuvo participación directa en los buenos resultados, salvo en la final de la Supercopa de Europa.

Diego Costa vivió en Jerusalén el último episodio de una temporada para olvidar. Aunque curiosamente la comenzó de maravilla, siendo el mejor rojiblanco sobre el terreno de juego en Tallin el 15 de agosto de 2018 cuando le marcó dos goles al Real Madrid en la Supercopa de Europa. Diego Costa disfrutó mucho ese día, añadió un título a su palmarés, aunque poco podía imaginar lo que le vendría después. Apenas tuvo participación directa en los buenos resultados del equipo y jugó lastrado por una lesión en un pie, por lo que tuvo que operarse el 5 de diciembre en Brasil.

Con 30 años, Costa luchó por recuperarse y vivir lo que todos esperaban que fuese una segunda parte histórica de temporada. La operación le hizo perderse diez jornadas del campeonato. Jugó ante el Girona el 2 de diciembre, en la jornada 14, y no reapareció hasta la 24, en Vallecas. Tampoco disputó la Copa del Rey, donde se perdió las dos rondas que su equipo jugó.
Participó en el 2-0 ante la Juventus en la noche mágica del Wanda Metropolitano, pero una tarjeta absurda le impidió estar en Turín. Muchos consideran que el equipo acusó la garra y la competitividad de su delantero.

El episodio que culminó su mal año lo tuvo en el Camp Nou y su insulto a Gil Manzano, que le costó a la postre una sanción de ocho partidos. El Atlético, hasta entonces muy bien plantado en el terreno de juego, notó su expulsión y se le fue la opción de pelear por el título.
Costa no ha podido jugar los últimos siete partidos de competición liguera y disputó el amistoso en Israel, aunque se tuvo que marchar en camilla. En principio se temió lo peor, una lesión de gravedad, aunque parece que no será para tanto. Diego Costa finaliza el ejercicio con 21 partidos jugados, cinco goles y tres asistencias. Unas cifras muy pobres para un jugador de su calidad.

El Atlético dice que cuenta con él. Simeone se mostró contento en Jerusalén de que la lesión no fuera tan importante como se llegó a pensar y no quiso ahondar en todos los calificativos que ha tenido hacia el delantero durante la temporada. El Cholo le quiere, cree que tendrá ánimo de revancha por este mal año y el jugador sabe que no ha tenido un rendimiento acorde con su categoría. Costa va diciendo a todo el que le quiere escuchar en el vestuario que la temporada 2019-20 será la suya. Veremos si puede cumplir ese objetivo.