REAL VALLADOLID

Borja anuncia su retirada del fútbol tras lograr la salvación

El orensano, de 38 años, seguirá vinculado al Real Valladolid en una figura todavía por determinar tras dar por concluida su carrera y su tercera etapa como blanquivioleta.

Borja Fernández, jugador en su tercera etapa con el Real Valladolid, se retira. Mañana ante el Valencia jugará su último partido como profesional. Rodeado de muchos excompañeros y los capitanes de varios clubes de Valladolid, el mediocentro se emocionó al comunicar su decisión de dejar el fútbol con 38 años. El gallego ha jugado 354 partidos entre Primera (221) y Segunda (133) con un total de 22.288 minutos con 12 goles.

Nacido en Orense y criado en la cantera del Real Madrid, Borja Fernández llegó al primer equipo merengue, donde coincidió, precisamente, con el presidente del club blanquivioleta, Ronaldo Nazario hasta la temporada 2004-05. Fue el momento en el que salió de Concha Espina camino de Mallorca, donde estuvo una temporada antes de recalar, por primera vez en el Real Valladolid en la campaña 2006-07 y donde permaneció hasta la 2009-10, consiguiendo un ascenso con Mendilibar. En la 2010-11 fue fichado por el Getafe, donde permaneció cuatro temporadas, con una cesión al Deportivo de la Coruña, con el que también consiguió el ascenso a Primera.

Cuando acabó en Getafe empezó una serie de hasta tres viajes al Atlético Kolkata, de la Liga India, donde ganó la Liga. Entre medias volvió para jugar en el Eibar y en el Real Valladolid, por segunda vez, en el mercado de invierno en la fatídica campaña de Garitano, Portugal y Alberto López. Se ganó, por partidos, continuar, pero su conversación con Paco Herrera le llevó a desestimar la renovación y volver a la India, de donde volvió en invierno de la 2016-17 para jugar en el Almería, donde volvió a brillar en Segunda. Se daba por hecho su renovación en el club andaluz, pero la llamada del Real Valladolid cambió sus planes y llegó la temporada pasada, la 2017-18, al conjunto pucelano, donde fue pieza fundamental para conseguir el ascenso jugando 37 partidos y aunque en esta temporada no ha tenido tanta participación, su papel dentro del vestuario ha sido fundamental para conseguir la ansiada salvación.