REAL MADRID I ENTREVISTA AS

De Tomás: "Benzema es el mejor delantero del mundo"

Suma 14 goles en su estreno en la élite. Este verano volverá al Madrid, con quien renovó hasta 2023, y se reencontrará con Zidane.

—Se confirmó el peor desenlace posible para el Rayo: el descenso a Segunda.
Estamos tristes. A principio de temporada yo era demasiado optimista diciendo que podíamos quedar entre los diez primeros, pero realmente lo pensaba. Había equipo para hacer algo más, para habernos salvado, aunque a veces las circunstancias no te dejan.

—¿Cómo se ha vivido dentro del vestuario?
Como todo el mundo en general. Somos responsables y tenemos que pedir perdón. Nos hemos dejado todo en el campo, hemos merecido más en algunos partidos y hemos jugado mejor que muchos rivales que están en la parte alta de la clasificación.

—¿Y cómo lo llevó usted?
Soy una persona muy ganadora y me molesta. Estoy dolido porque es mi segundo descenso en el currículum, ya bajé con el Castilla (2013-14). Hay que asumirlo y agradecer a la gente que estuvo como Míchel, que se dejó todo con nosotros, y a Paco Jémez, que le echó valor y vino en una situación complicada. No se pudo conseguir, pero el equipo cambió muchas cosas.

—Ahora tendrá que hacer la maleta, ¿qué buenos y malos momentos se lleva del Rayo?
Muchísimos buenos y pocos malos. Han sido dos temporadas intensas. El año pasado conseguimos un ascenso, que es lo mejor que puede vivir un jugador, y éste un descenso, que es lo peor. He tenido la cara buena y la mala en estos dos años, pero no me arrepiento de nada porque he aprendido de las dos. Ojalá consigamos subir el próximo curso.

—¿Con qué gol suyo se queda?
De la 2018-19, el del Camp Nou. Fue especial, es un escenario donde soñaba marcar.

—¿Y con qué partido?
Estoy contento en lo personal porque he sido regular y es algo difícil. Me quedaría con el Rayo-Atlético, no marqué pero me encontré bastante bien.

—¿Qué rival le impresionó?
Me quedo con todos. Siempre decía que la Primera tenía que tener algo diferente y es eso… Todos los equipos son competitivos.

“Cumplí el de jugar en el Rayo, ojalá cumpla el de hacerlo en el Real Madrid”

SUEÑOS

—Lleva 14 goles y está a uno de los que se fijó al principio.
Podría estar contento, pero los objetivos hay que cerrarlos. No sé si viajaré a Balaídos, si es así intentaré seguir marcando para alcanzar esos 15.

—¿Cómo ha sido su estreno en Primera? ¿Qué balance hace?
Era mi sueño. Al comienzo del curso te haces muchas preguntas porque no sabes cómo va a ser… Es una categoría, con unos jugadores, que no conoces… La incertidumbre existe, pero tengo capacidad y trabajo para solventar cualquier situación en contra. Me he visto muy bien este año, aunque me hubiera gustado que el equipo se hubiera salvado.

—Este descenso supone más un 'adiós' al Rayo que un 'hasta luego'.
No sabría decir… Tengo que volver a mi club, como el verano pasado, era la misma situación. Soy del Real Madrid. Quiero agradecer al Rayo estos dos años porque han sido especiales. Era un sueño jugar aquí alguna vez porque venía de pequeñito a ver al Rayo. Lo he conseguido. Aquí me he sentido como en casa y ojalá que en un futuro pueda serlo también.

—Tiene un tatuaje que dice: "Sigue tus metas, cumple tus sueños, pero no olvides quién eres ni de dónde vienes". ¿Con qué sueña ahora?
Con unas vacaciones en la playa, con mi familia (risas). Ahora necesito descansar, desconectar de una temporada intensa. Cuando las cosas no van bien, la cabeza se agota más.

—Tras ellas se reencontrará con el Madrid y con Zidane…
Lo afrontaré como lo hice en su día. Le conozco y él me conoce a mí. Cuando llegue la pretemporada veremos qué pasa.

—Siempre confesó que Zidane era su ídolo y tenía una espinita clavada por no haberle demostrado todo el potencial que él sí vio en usted…
Ojalá pueda sacarme la espina de ese año, no salieron las cosas bien por la presión que pude meterme al tenerle de entrenador.

—Durante este tiempo ha tenido minutos, protagonismo en otros equipos… Vuelve con los deberes hechos.
Con el tiempo aprendes, maduras, mejoras… En estos tres años que he estado fuera del Madrid he cambiado mucho y no soy el futbolista que salió de la cantera. La vida te va enseñando.

—¿Le gustaría triunfar con el Real Madrid?
¡Hombre, claro! Lo dije, lo diré y ojalá algún día ese sueño se cumpla. Cualquier jugador lo tiene... ¡Imagina para alguien que lleva desde los ocho años en la cantera!

—El pasado verano Lopetegui contaba con usted, pero quería tener minutos y seguir creciendo. Si esta vez se volviera a dar esa circunstancia, ¿mantiene esa idea?
Sí. Hace poco leí o escuché que yo exigía minutos. Quiero dejar claro que yo en ningún momento lo he dicho. Se me caería la cara de vergüenza de llegar exigiendo. No soy así, lo único que quiero es una oportunidad y ganármelo como he hecho en otros sitios. Nada más. El futuro dirá. Yo daré lo máximo de mí. Si el míster decide que me quede, me quedaré. Si no, tendré que salir a buscarme la vida como he hecho en todo.

—¿Esta temporada en blanco, puede perjudicar a los más jóvenes? Por el hecho de tener urgencias y buscar un delantero contrastado como Jovic…
Puede ser. Cuando no se consiguen objetivos, la gente exige y eso crea nerviosismo en el club. Los trabajadores del Real Madrid son muy inteligentes. Cuando un club es el mejor del mundo es porque está dirigido por las mejores personas en cada parcela. El Madrid sabe lo que hace y no se equivocará.

—En nuestra última entrevista vaticinó la vuelta de Zidane.
No era el único que lo sabía. Tal y como se fue, después de haber conseguido lo que consiguió... Eso sí, no me esperaba que fuera tan pronto. Cuando las cosas no van bien, necesitas a gente con quien te fue bien. Zidane era el cambio que necesitaba el Madrid. Este año no ha tenido suerte porque el equipo ya venía de partidos malos, pero el próximo curso volverá a conseguir títulos. Eso irá de la mano de él.

—¿Quién es el mejor delantero del mundo?
Benzema. No hay otro con su capacidad. La gente siempre exige goles al delantero, pero él no sólo tiene eso. Otros ‘nueves’ sin goles no poseen más, pero Benzema tiene otras cosas. Es el más completo.

—La gente le atiza bastante…
A los buenos siempre se les atiza más.

“Cuando me retire me gustaría ser boxeador o piloto de rally”

EN EL FUTURO

—¿Cuánto hay de instinto y de trabajo en un 'nueve'?
Debe haber ambas cosas, pero el trabajo no puede faltar. Ésa es la base. Si te falla el instinto puedes sacar el trabajo, pero al revés no. No te va a valer. De tener que elegir... me quedaría con el trabajo, recoges lo que siembras.

—¿En qué le ayuda el boxeo?
Cardio, respiración… Además, también lo hago por cambiar un poco de deporte.

—¿Es un hobby o una opción de futuro?
Me gustaría, también ser piloto de rally. Tengo en casa dos simuladores de coches y en mi tiempo libre conduzco. Cuando me retire ya veremos...

—¿Cómo ha vivido su familia esta temporada, en la que llegó a sonar su nombre para la Selección?
Peor que yo. Desde fuera lo viven más intensamente, les tengo que tranquilizar. Están contentos en lo personal y tristes, como yo, por el descenso.

—La familia es clave para tener los pies en el suelo…
Totalmente. Ellos me han visto desde abajo y son quienes siempre están.

—¿Cómo lleva eso de las Redes Sociales: las críticas y los halagos a lo bestia?
Cuando te expones al público es lo que hay. Si te insultan en un estadio tampoco vas a decirles que se vayan del campo. Me evado de los halagos y mucho más a las críticas. Voy a mi bola. Tengo Redes porque parece que si no las tienes no estás vivo (risas). Soy profesional y expongo lo que soy.

—Su padre jugó de mediapunta en Segunda B… ¿comentan cómo ha cambiado el fútbol?
Ahora se está reconociendo a jugadores más veteranos. Antes un futbolista podía ser histórico, pero los más jóvenes ni le conocían y caía en el olvido. Son buenas iniciativas como la de los embajadores de LaLiga. Hay que reconocer lo que hicieron. Ha cambiado mucho el fútbol y las Redes también han influido. Los chavales pequeños están más pendientes de poner un mensaje en Instagram que de jugar el partido. Lo veo en profesionales... ¡Cómo no iba a verlo en críos! Antes no se daba tanto. Pensábamos más en jugar en el parque, con los amigos… Influye mucho la educación de los padres.