TENERIFE

Oltra considera que su destitución es, "cuanto menos, extraña e inesperada"

Oltra considera que su destitución es, "cuanto menos, extraña e inesperada"

PARKER

DIARIO AS

El técnico explicó subrayó que "le hubiese gustado que los responsables del club le hubiesen escuchado antes de tomar esa decisión".

José Luis Oltra se despidió ayer como entrenador del Tenerife y se le vio visiblemente emocionado “por dejar un sitio en el que me encontraba muy a gusto. Es una decisión que me sorprende y que no la esperaba, pero la respeto”, dijo en una abarrotada sala de prensa del Heliodoro. Al ex entrenador le acompañaron sus ayudantes Emilio Isierte y Marcos Chena.

El valenciano prefirió empezar con un discurso para no olvidarse de nada y destacar su labor. “No quiero que me recuerden porque me despidieron, sino por nuestro trabajo. Llegamos con el equipo en descenso, a las dos semanas salimos de allí y no hemos vuelto a entrar”, relató.

“No quiero que se sienta pena”, dijo. “Me voy con la satisfacción de mi trabajo, no tanto por los resultados, pero sí con la sensación de haber puesto toda mi pasión, dedicación e ilusión para encontrar soluciones. Se queda un equipo vivo, con capacidad de reacción", insistió Oltra.

Estuvo al borde de las lágrimas cuando destacó que el Tenerife y la Isla “saben lo que siento por ellos. No dudé venir aquí ni un minuto, llegué con muchísima ilusión, y estoy muy agradecido de haber tenido el regalo de volver a un gran club. Siento de corazón que no haya salido de la manera deseada", lamentó.

El técnico con más partidos en la historia del club (160), está convencido de que el equipo se quedará en Segunda. “Estoy seguro que salvará la categoría, hay un gran grupo humano detrás. Por encima de todo, agradezco a todo el mundo el trato y el cariño recibido. Sé que me he equivocado, y pido disculpas", aseguró.

A diferencia de su anterior despedida, no contó con la presencia de Miguel Concepción. “Hablé con él la noche del domingo y no valore que me acompañara para que nadie se sintiera incómodo. Esta vez es diferente a lo que sucedió en 2010”, recordó. “Nunca pensé que esto me fuera a pasar. No me lo esperaba”, repitió.