Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

ATLÉTICO DE MADRID

Godín le traspasa a Koke la herencia de Gabi: el brazalete

Godín y Koke, a quien le pasó el testigo de ser primer capitán, en el Atleti-Sevilla.

GABRIEL BOUYS

AFP

El uruguayo le entregó su 'C' de capìtán durante los actos de homenaje que le hicieron en el Wanda Metropolitano por su despedida. El vallecano pasa a ser el primero.

El capitán del próximo Atleti será Koke. El primero. A sus 27 años, cuatro después de convertirse en tercero, diez han pasado desde su debut con el primer equipo. La marcha de Godín, capitán esta temporada 18-19, la primera tras el adiós de Gabi, provocará movimientos. Se va el uruguayo y, además, podría no ser el único. La sombra planea sobre el futuro de quienes son hoy tercer y cuarto, Griezmann y Juanfran. Al francés por lo de todos los veranos, que si se va-que si se queda; al lateral por lo mismo que Godín, la edad, ese número que supera los 30 en el DNI. Hay oferta pero se lo está pensando (34 años). Si se va, que a nadie extrañe que cada vez sea más habitual ver a Oblak con el brazalete. Se estrenó esta temporada. Podría ser de la terna la que viene. 

Desde Collar, ningún capitán había llevado tantos años el brazalete del Atlético como Gabi. Diez aquel, seis fueron éste. Ahora, en el segundo verano después de su marcha volverá a cambiar de brazo. De Godín pasa a Koke. Ya lo hizo, de hecho, formando parte de la despedida ante la afición del u-ru-gua-yo.

El momento de la entrega, Godín-Koke

Había terminado el partido. Ya era el Atleti segundo. Ya estaba. Para la historia: sólo diez veces antes en 116 años pasó. 1-1. Gol de Koke (para su hermano Godín), gol de Sarabia (para seguir el Sevilla con opciones, aunque sean remotas, de soñar ser de champioooons). Tocaban el micrófono, los discursos y vídeos, el enjuagarse las lágrimas con la punta de la camiseta en el rabillo del ojo cada poco. Godín entonces lo hace, la representación del momento: entregar a Koke el brazalete de capitán, el heredero de 116 años de historia lo primero. Y, después, de todo lo construido estos años, los que pasaron del miedo del Atleti de Manzano al brillo de las copas que el del Cholo suma en el museo. Los sabe bien. También los vivió. Ahora los defenderá llevando cada día la C de capitán al brazo, sin Gabi ni Godín, quizá tampoco sin Juanfran.

Koke lo recibió y después le abrazó. Aún le queda al Faraón un partido de reinado. Después eso, se ajustará esa banda que ayer recibía fuerte en el brazo. Y a jugar.