SELECCIÓN

Rubiales ofreció la camiseta de la Selección a Inditex

Luis Enrique posa con Rubiales con la camiseta de España.

JAVIER GANDUL

Propuso cambiar de marca (Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti...) en cada partido. La compañía textil pidió tiempo y no hubo acuerdo. Sí podría haberlo en el uniforme de paseo.

Luis Rubiales está decidido a incrementar como sea los ingresos de la RFEF y trabaja en varios frentes para conseguir este objetivo. Uno de los recursos que quiere mejorar es la explotación de la camiseta de la Selección, a pesar de que tiene contrato con Adidas hasta 2026. En la búsqueda de una nueva marca que pueda dejar más dividendos en las arcas de la Federación, el presidente dio un paso imaginativo e inició conversaciones con una empresa alejada del fútbol: Inditex.

El objetivo de Rubiales no era nada sencillo, ya que la multinacional textil con marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka u Oysho, no invierte en publicidad tradicional y el mundo del deporte no está en sus líneas de mercado. Sin embargo, la RFEF intentó convencer a Inditex para que diera el paso y vistiera a la Roja de forma integral, desde la camiseta hasta los trajes de paseo, además de otros posibles acuerdos publicitarios.

De hecho, Rubiales ofreció a Isla la posibilidad de que la camiseta de España tuviese una marca diferente en cada partido, de Zara a Massimo Dutti pasando por Pull&Bear. Para la Selección femenina ofreció Oysho, firma dedicada exclusivamente a la mujer.

La respuesta de Inditex fue que necesitarían un estudio de mercado que podría alargarse tres años. Ello llevo a Rubiales de desistir de su oferta inicial pero sí propuso que Massimo Dutti fuese el proveedor de la ropa de paseo del equipo nacional. Inditex se lo piensa.

Los contactos para que la unión llegara a buen puerto tuvieron lugar en una cumbre al más alto nivel en la propia fábrica de Inditex en A Coruña. En ella estuvieron presentes Pablo Isla, actual presidente de la compañía textil; Rubiales; Rubén Rivera, director de marketing de la RFEF, y Albert Luque, recientemente nombrado adjunto a la presidencia de la Federación.

El objetivo de Rubiales con este atrevido movimiento era subir el caché de la camiseta de la Roja. Adidas paga a la Selección alrededor de 10 millones de euros anuales más el material, una cifra muy alejada de lo que cobran otros equipos nacionales como Alemania. Rubiales estaba incluso dispuesto a asumir la penalización por romper su contrato con Adidas si la cantidad que recibía de Inditex era interesante.