Competición
  • Clasificación Eurocopa

BARCELONA - LIVERPOOL

Vértigo en el Camp Nou

La intensidad del Liverpool se mide esta noche a las ganas de Messi. En el Barcelona saben que "hay que jugar el mejor partido del año".

Barcelona y Liverpool acaparan los focos en una semifinal apasionante que alzará esta noche el telón en el Camp Nou (21:00 horas, Movistar Liga de Campeones) entre los dos grandes favoritos a ganar esta competición en un duelo de estilos total y apasionante (sigue el partido en directo en As.com).

Por un lado, el Barcelona que pretende mantener el control del juego y que tiene al Messi más descansado de las últimas tres temporadas. El argentino se ha tomado esta competición como algo absolutamente personal. Por el otro, el Liverpool de Jurgen Klopp, subcampeón europeo claramente mejorado respecto al equipo que perdió la final contra el Real Madrid gracias a las incorporaciones de Alisson y Van Dijk. El vértigo hecho fútbol. Un equipo agresivo que desde el inicio de la competición se adivinaba como la horma del zapato barcelonista.

Ambos conjuntos llevan desde septiembre mirándose de reojo e intentando evitarse en los sorteos. Sobre el papel, cada equipo se vislumbra como la kriptonita del oponente.

Desde el Barcelona tienen muy claro que lo hecho hasta el momento no bastará para llegar a la deseada final del Wanda. Lo dijo Suárez, exjugador del Liverpool y uno de los que sabe a la perfección a lo que se enfrenta el conjunto blaugrana: "Para eliminar al Liverpool tendremos que hacer los dos mejores partidos del año".

El aspecto escénico también jugará un papel importante en la eliminatoria. Esto va a ser largo y nadie da un penique a la opción que esta semifinal quede vista para sentencia pronto. El temible Anfield, es el que acabará de dictar la sentencia. Por eso el Barcelona debe de jugar muy bien sus cartas en el partido de ida.

El Camp Nou lleva 31 partidos invicto en Champions. Hoy se cumplen tres años de la última derrota culé en su casa en partido de la máxima competición europea. Fue ante el Bayern, pero entonces no estaba Messi.