REAL VALLADOLID

Joaquín: "No me había pasado algo así desde cadetes"

Joaquín: "No me había pasado algo así desde cadetes"

AS

El central, todavía indignado, no daba crédito a lo sucedido en el Wanda Metropolitano el sábado en la Tertulia de la SER y AS en la Braseria Poniente.

Valladolid

El invitado a la Tertulia de la SER y AS desde la Braseria Poniente ayer fue el jugador del Real Valladolid, Joaquín, protagonista involuntario en el encuentro del Wanda Metropolitano por el empujón que sufrió de Griezmann antes del gol atlético. El andaluz fue al grano y reconoció que “le sigo dando vueltas a esa jugada, la veo mil veces en mi cabeza, Griezmann me empuja, me desorienta un poco, me trastabilla, veo que el balón sale fuerte de Saúl, lo veo a un metro de mí e intento sacar la cabeza, porque el francés está a mi espalda y no llegó, me peina el balón y se va para dentro” y explicó la razón por la que no protestó al árbitro: “Sabíamos que no lo iba a mirar, ni a pitar porque estuvieron todo el partido así. En la primera jugada del partido yo le choco a Griezmann y Melero López me dice que tenga cuidado, que tenemos VAR y todo se ve. A partir de ahí, tanto él como Morata empiezan a empujarnos, a chocarnos a Calero y a mí”. Sin embargo, llamó la atención que el andaluz no protestara y, a posteriori, el central reconoce que “tendríamos que haber protestado, sí, a lo mejor lo habrían revisado” y no dudo en afirmar: “Si pasa en el área contraria se habría revisado sin ninguna duda”.

El defensor incidió en el tema de esa falta y explicó que “a mí me hace gracia cuando los grandes se quejan de que les quitan puntos, deberían mirar hacia abajo y que vean lo que nos pasa a nosotros. Al fin y al cabo, un punto para nosotros era muy valioso con lo que nos estamos jugando”. No se cortó tampoco al valorar la jugada del penalti por mano de Arias. El almeriense explicó: “A mí me pilla a tres metros, protestamos todos y le decimos que vaya a verlo, pero él nos dice que había visto que era mano, pero que era involuntaria. El VAR le llama tres o cuatro veces y él dice que no hace falta revisión. No quería ir. Pero es que Arias, cuando ve que no llega al balón, saca las manos para cortar el remate de Calero, a mí como defensa no se me ocurriría hacer eso jamás, pero ellos saben que les benefician a veces”. La indignación del jugador, como de toda la plantilla es tal, que después declaró que “no me había pasado algo así desde cadete o juveniles en un partido con el Almería frente al Melilla”.

Transformar la rabia. Joaquín quiere dar un paso adelante ya y pensar en el partido ante el Athletic de Bilbao, pero reconoce que lo sufrido en el Wanda Metropolitano puede ayudarles: “Nos puede reforzar, sin duda, tenemos que convertir esa indignación en rabia y en entrega. Nos pasó contra el Girona, incluso el año pasado tras el partido en Zaragoza también lo hicieron los compañeros. Si algo tenemos en este equipo es que somos cabezones, tenemos ambición e ilusión por mantenernos en Primera División y debemos convertir esa rabia en entrega y usarla para sacar adelante el partido ante el Athletic”. Y es que el jugador andaluz explicó que “yo no me cambiaría ni por el Girona, ni por el Levante, ni por el Celta”.

Ya en el plano personal, Joaquín Fernández explicó que “me encuentro muy bien en Valladolid, es parecida a Almería, con tráfico fluido. Me he aclimatado bien, vivo por la zona de Covaresa con mi chica, tengo dos perros, veo mucho fútbol, pero los partidos que nos afectan no los veo porque nunca pasa lo que quiero, veo mucha Premier y mucho cine”, al tiempo que señaló que “me gusta mucho el tenis y lo segundo que más veo en la tele, tras el fútbol, es el pádel. En verano suelo jugar, durante la temporada no porque me carga el sóleo y las rodillas, pero sí me gusta practicarlo”. Por último, el jugador explicó que “ya al final de la temporada pasada me dijeron mis agentes que si el Valladolid subía había opciones, lo seguía y hubo una oferta del AEK Atenas, pero el Almería no quería negociar” para terminar: “No me arrepiento de haber venido y mi sueño es seguir en Primera”.