TENERIFE 1-ALMERÍA 3

Álvaro Giménez ilusiona al Almería con el ascenso

Los andaluces golearon claramente a un flojo Tenerife que se complica otra vez con la permanencia.

Al son de los goles de Álvaro Giménez y de la visión de juego de Juan Carlos Real, el Almería sigue soñando con la Promoción de ascenso a costa de un Tenerife que se vuelve a complicar con la permanencia.

Ya a los 20 segundos, el conjunto visitante enseñó sus intenciones y pisó el área tinerfeña, pero el centro de Juan Carlos lo atrapó Dani. No tardó mucho en responder el equipo local, con una buena llegada por la derecha que no supo aprovechar Nano.

A los cinco minutos llegó la apertura del marcador cuando Álvaro Giménez, muy solo en el área chica, disparó mordido un centro de Rioja para superar a Dani que nada pudo hacer. Pudo nivelar pronto Malbasic, pero cabeceó desviado (8’).

Se encontró cómodo el Almería con la ventaja ante un rival que no encontraba huecos para asustar a René. Los locales pidieron penalti sobre Malbasic, aunque el colegiado no vio nada (23’). Álvaro Giménez tuvo el segundo hasta en dos ocasiones, una se fue a la grada (27’) y la siguiente, dio en el larguero (28’).

El ímpetu de Nano le jugaba en contra ya que cayó en fuera de juego una y otra vez. Los almerienses, muy ordenados, se encomendaban a la calidad de Juan Carlos que cada vez que intervenía generaba peligro. Antes del descanso, Nano probó las manos del meta visitante que respondió con seguridad.

En la segunda parte, Alberto reemplazó a Jorge y el Tenerife avisó a los treinta segundos con un disparo alto de Račič. La polémica llegó en el minuto seis: Milla fue derribado en el borde del área, pero no se pitó nada y a la contra, Álvaro cayó en el área contraria y el colegiado sí sancionó para que el propio delantero establezca el segundo.

Poco pasó hasta que llegó el tercero tras una perdida de balón de Mauro en el centro del campo. Con espacios, Luis Rioja remató con calidad y casi sentenció el partido (58’). Los blanquiazules fueron más con coraje que con fútbol. Nano volvió a fallar ante René (60’) ante un Heliodoro mudo. Otra vez el ex Eibar la tuvo, pero disparó alto tras una buena internada de Suso.

En la recta final, descontó Naranjo y puso un poco de suspenso en el duelo, pero el Almería no se dejó remontar, como ya sucediera en otras ocasiones esta temporada en el Rodriguez López. Unos (los almerienses) sueñan con el cielo y otros (los tinerfeños) siguen con pesadillas con el descenso.