¿QUÉ FUE DE?

¿Qué fue de Casquero? Faro de Getafe y Sevilla durante 11 años

Casquero celebra un gol con la camiseta del Getafe.

ANDREA COMAS

REUTERS

El centrocampista dejó su huella en ambos clubes, rivales por la Champions en la jornada 33. Probó en el banquillo de Recre y ahora es comentarista en televisión.

Para Javi Casquero, esta jornada no será una cualquiera. Getafe y Sevilla se enfrentan en el Coliseum Alfonso Pérez con la Champions como premio provisional. En el caso de los locales, será un duelo para rememorar viejos tiempos con el logo de los sueños impregnado en las paredes del vestuario. Un día para recordar aquella mítica eliminatoria frente al Bayern de Múnich, que el protagonista de estas líneas sufrió en sus propias carnes. En la noche fatídica, el centrocampista marcó el segundo gol del partido y, como sus compañeros, aficionados del 'Geta' y seguidores del fútbol en general, acabó con lágrimas en los ojos ante la impotencia de haberse quedado a las puertas de la gloria.

Casquero recaló en el Coliseum en el año 2006 y se marchó como un referente del club en 2012. Por medio dejó 226 partidos, en los que anotó 27 goles y regaló nueve a sus compañeros. Posiblemente su escena más sonada fue en aquella en la que Pepe perdió los papeles en 2009. El central fue sancionado con diez partidos, solo dos más que Diego Costa. Pero es un episodio que, con total certeza, el ex azulón no querrá recordar. Tampoco la mencionada noche frente al Bayern en lo que sería uno de los días más duros de su carrera.

Antes de llegar al Getafe, Casquero también jugó en el Sevilla. Por ello, tendrá el corazón dividido en el duelo del domingo a mediodía. En Nervión disputó 115 encuentros, de 2000 a 2005. Dejó 17 goles, pero también levantó el aplauso de su afición. Si tuviera que decidirse, quizás la balanza se incline algo más por el equipo madrileño, al que guarda un cariño especial, tal y como se puede leer en su cuenta de Twitter. El exfutbolista suele comentar los partidos de los de Bordalás en sus redes y muestra alegría cuando llegan las victorias.

Sus conocimientos tácticos le han llevado a ser colaborador de BeIN Sports, GOL y la Cope. Es su oficio actualmente, por tanto, sigue ligado muy de cerca al mundo del fútbol. De hecho, tiene el curso de entrenador, lo que le llevó a coger el banquillo del Recreativo de Huelva en el año 2017. No tuvo éxito en esta aventura. En noviembre, fue destituido con el equipo cuarto por la cola en Segunda División B. Solo consiguió sumar 12 puntos de 36 posibles y enlazó una racha negativa de solo un triunfo en sus últimos ocho encuentros. Ha sido su última experiencia en los banquillos, aunque podría probar de nuevo en un futuro próximo.

La eliminatoria ante el Bayern de Múnich

El Getafe, matagigantes, empató a uno en el Allianz Arena y llegaba a casa con la enorme ilusión de alcanzar las semifinales de una competición europea. Pronto, todo se torció. Rubén de la Red fue expulsado en el minuto 6 de partido: los locales tendrían que afrontar 84 minutos con un hombre menos... No estaba todo dicho. Cosmin Contra marcó el primer gol del partido, que daba el pase a su equipo. Ribery, en el 89', silenció el estadio, aun con la prórroga por disputar. Es entonces cuando apareció Casquero.

El centrocampista chutó con el alma desde la frontal del área. El balón rebotó en el palo y acabó dentro de la portería. Toda una ciudad cantó aquel gol. Incluso más que el de Braulio, que llegó dos minutos después. Casquero sigue sin olvidar el épico partido. Hace algo más de un año, publicó en su cuenta de Instagram un vídeo de su gol. Meses después, adjuntó una imagen suya del duelo. Desgraciadamente para los intereses nacionales, el marcador no quedaría así.

Con 3-1 en el electrónico y menos de media hora por delante, el Bayern necesitaba dos goles para superar la barrera azulones. Luca Toni, en el 115', hizo creer a todo Múnich y sufrir a los aficionados que abarrotaban el Coliseum. Finalmente, sobre la bocina, el delantero italiano volvió a anotar despidiendo al Getafe de un día que jamás se olvidará. La imagen de los jugadores abatidos, entre ellos Casquero, fue desgarradora. Por ello, cada partido que pasa en el Coliseum se ve una nueva oportunidad de citarse con la historia. Cada día, más cerca...

Goleador en el histórico 4-0 al Barcelona

El Getafe jugaría la para entonces UEFA gracias a una remontada heroica en las semifinales de la Copa del Rey ante el Barcelona. En la ida, Messi iluminó el Camp Nou con el gol maradoniano catalogado por muchos como uno de los mejores tantos de la historia. El Barça ganó 5-2 y prácticamente dejó sellado su billete para la final del torneo. No creyó en el ejercicio de fe de aquel 'Geta' de Schuster. Nadie lo hacía, solo ellos. 

En la vuelta, el Coliseum presenció una de las mayores gestas del fútbol español en el s.XXI. Aquella fiesta inolvidable la inauguró el propio Casquero con un gran disparo desde fuera del área. La celebración no fue excesiva: había aún mucho por remontar. Güiza, con un doblete, y Vivar Dorado culminaron la heroica. Posteriormente, el Getafe perdería la final contra el Sevilla, pero el equipo hispalense se clasificó para Champions y dejó su plaza europea al finalista del torneo del KO.