BARCELONA-ATLÉTICO

A Costa podrían caerle hasta ocho partidos por la expulsión

Diego Costa protesta tras ver la roja en el Barcelona-Atlético

LLUIS GENE

AFP

La roja por insultar al árbitro le supondrá una sanción de 4 a 12 encuentros. Además, el agarrón posterior podría acarrearle otros tantos. Desde el Atleti entienden que la expresión de Costa no es la del acta y que no iba dirigida a Gil Manzano.

Diego Costa fue expulsado (28') con roja directa del Barcelona-Atlético por insultar al árbitro. "Me cago en tu puta madre", según el acta, fue lo que le dijo dos veces a Gil Manzano. Y la sanción podría ser contundente para el delantero, en función del artículo del Reglamento que le apliquen. Lo normal es que le caigan al menos cuatro partidos por el insulto y podrían imponerle otros cuatro si se atiende a la parte del acta en la que Gil Manzano señala que le agarró. Si Competición es benévolo y lo toma como un menosprecio, podría quedarse en dos o tres. Estos son los artículos pertinentes:

Artículo 94. "Insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos".

Artículo 117. "Dirigirse a los árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio o de desconsideración siempre que la acción no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes".

Y por los agarrones posteriores:

Artículo 96. “Agarrar, empujar o zarandear, o producirse, en general, mediante otras actitudes hacia los árbitros que, por sólo ser levemente violentas, no acrediten ánimo agresivo por parte del agente, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos”.

Desde el Atleti entienden que Costa no se dirigió al árbitro: "Me"

Por otro lado, las alegaciones del club van en el sentido de que esa no fue la expresión que soltó Costa y que, y esto es lo más importante, ni siquiera iba dirigida a Gil Manzano. Nada más acabar el partido, los rojiblancos que atendían a los medios se refirieron a que lo que, según ellos, había entendido el árbitro, "la puta madre que te parió", en realidad no era con ese "te", sino con un "me": "La puta madre que me parió", en referencia a sí mismo, lamentándose por la acción de juego.

Las imágenes de televisión del partido también desprenden que Gil Manzano dijo esta frase a los jugadores del Atlético. En una secuencia desvelada por #Vamos se ve cómo Diego Costa, una vez vista la tarjeta roja, le protesta con insistencia que le dijo "me".