Competición
  • Clasificación Eurocopa

REAL MADRID

No hay indulto para Bale

El Bernabéu le pitó cada vez que tocó el balón... y perdió 21. También falló ¡el 68% de sus pases! Zidane no garantiza que el galés seguirá: "Ya veremos".

A Bale se le van a hacer muy largos los tres partidos que le quedan aún en el Bernabéu. El madridismo ya le pita desde que se anuncia su nombre por megafonía y no hay indulto: los silbidos afloraron cada vez que tocó el balón y los decibelios se multiplicaron cada vez que lo perdió. Que fueron muchas. El galés perdió en 21 ocasiones la pelota y aunque no es su récord con el Madrid (lo fueron sus 26 pérdidas en la pasada Supercopa de Europa ante el Atlético) sí terminaron de enfadar a un madridismo ya de por sí más que tenso con él.

Una tarde absolutamente desastrosa. Fue significativo un detalle. En el minuto 66 recibió un balón de esos en los que se gusta, con metros por delante... y por arrancar a correr sin mirar la pelota, esta le dio en el talón y se le quedó atrás. Insólito en un jugador de su nivel. Peor aún, sólo acertó el 32 por ciento de sus pases. Uno de cada tres. Para poner esa cifra en perspectiva, el promedio de acierto de los jugadores del Madrid este curso es del 86%...

Buscó la tarjeta. A Bale es al primero al que le sobran las siete jornadas que quedan. Tanto que intentó perderse el partido del lunes 15 en Butarque. Está con cuatro amarillas y en el inicio de la segunda parte no sólo hizo rápidamente dos faltas para buscar la quinta cartulina; en otra acción también protestó airadamente a González Fuertes. Ni en eso tuvo éxito y sigue apercibido.

"Está socialmente sentenciado"

La última pitada le resonó en los tímpanos cuando fue sustituido. “Está socialmente sentenciado”, sentenciaba, valga la redundancia, Dani Garrido en Carrusel Deportivo. Coincidía Álvaro Benito: “La suerte está echada, el divorcio es evidente”. Zidane está siendo directo cuando le interesa. Lo hizo con Pogba y Varane. “¿Puede ser tan contundente con Bale como lo fue con Varane para que siga?”, se le preguntó ayer. “Ya veremos...”, fue la respuesta. “Eso no es ser contundente”, le replicaron. “Pues eso”, insistió Zizou. “No voy a decir lo que va a pasar. Le quedan dos años de contrato. No es momento de hablar de eso”.

El futuro de Bale pasa por Inglaterra. Un futuro ligado a Pogba. Ya sea como fuente de ingresos para acometer el fichaje del francés o como moneda de cambio en la negociación con el United. Solari le exigía hace no tanto a Bale estar en el spotlight, el foco, pero donde está es en el escaparate.