Competición
  • Clasificación Eurocopa

MALLORCA 3 - ZARAGOZA 0

Raíllo, Abdón y Aridai mantienen vivo el sueño del Mallorca

El equipo balear continúa una jornada más en puestos de playoff, a costa de un Zaragoza que finalizó el encuentro con diez jugadores por expulsión de Nieto.

El Mallorca continúa intratable en su estadio y se impuso por 3-0 a un Real Zaragoza que naufragó en San Moix, sobre todo a raíz de la expulsión de Nieto. De esta forma, el conjunto balear se mantiene en puestos de playoff y sigue soñando con el ascenso, mientras que los aragoneses no terminar de huir del descenso.

El Mallorca dominó los primeros minutos del encuentro y suya fue la primera ocasión. Salva Sevilla, que tiene un guante en el pie, centró a Lago Junior, que no acertó a rematar bien de cabeza y el balón fue a las manos de Cristian Álvarez. Poco después, Budimir cayó dentro del área y el árbitro no pitó nada. No era penalti. Más bien falta del delantero croata, que le dio un manotazo en la cara de forma involuntaria a Dorado, que tuvo que ser sustituido tras el golpe.

La primera y única ocasión del Zaragoza en la primera parte llegó pasados los veinte minutos. Delmás centró al punto de penalti y Pombo, bastante forzado, ni golpeó con fuerza ni ajustado. El Mallorca no tardó en responder con una doble ocasión en la que Cristian Álvarez desvió los disparos de Budimir y Estupiñán. Y justo cuando los dos minutos de añadido que había concedido el colegiado estaban llegando a su fin, llegó el tanto de Raíllo, que sorprendió a la defensa aragonesa y libre de marca cabeceó al fondo de la red un centro de Lago Junior.

El Mallorca buscó el segundo tras el descanso con sendos disparos de Dani y Baba y el Zaragoza respondió por medio de Eguaras, Linares y Pep Biel. Más tarde fue Guitián el que evitó el tanto de Budimir y Álvaro, de volea, mandó el balón al lateral de la red. Todo esto antes de que el partido terminara de romperse. Nieto vio la segunda amarilla en una acción en la que ni siquiera hubo falta y a partir de ahí el Mallorca pasó por encima del Zaragoza. Abdón, que acababa de entrar, batió desde la frontal a Cristian, que cinco minutos después falló en un disparo de Aridai que significó el 3-0 definitivo.