Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa

REAL MADRID

Hartos de Bale

El Bernabéu le dedicó una enorme pitada. "Cinco años después aún no sabemos cuál es su puesto", dice Mijatovic. Su ruptura con el club es de arriba a abajo...

Para ser un futbolista aparentemente tímido y frío, sale casi a bronca por semana. Gareth Bale y el Real Madrid parece que han roto definitivamente de arriba a abajo. Ha perdido mucha de la sobreprotección del palco y Solari lo ha aprovechado para postergarlo sin disimulo en beneficio de Lucas Vázquez. Si el Clásico de Liga era su última posibilidad, por jerarquía, de tener un escenario donde recuperar crédito, la hizo estallar. Irónicamente, por su pasividad. Tanta que el Bernabéu le despidió en el minuto 61 con una de las mayores pitadas que se le recuerdan...

En la primera mitad en la que Vinicius era el único que agitaba el árbol azulgrana, Bale se cobijaba en su habitual abulia futbolística. Sólo tocó once veces la pelota en esos primeros 45 minutos iniciales y una de ellas fue una falta que lanzó cinco metros por encima de Ter Stegen. Courtois entró en contacto con el balón seis veces más que él. Bale se autoexime de las labores defensivas y genera un efecto racimo. Sin Lucas, Modric estuvo ‘esclavizado’ en la misión de proteger el hueco que no cubría el galés. “No puedo creer que Solari le diga a Bale que no defienda y que decida él mismo debilitar su centro del campo contra el Barcelona...”, analizaba Michael Robinson en Movistar+ El Partidazo.

Una anemia también para buscar la portería rival. Fuera de esa falta, ni un solo disparo. Apenas 11 pases, uno más que Asensio en 32 minutos más que el balear. Aún así y pese a su desconexión con el vestuario y el desplante a Lucas Vázquez en Valencia, el plantel guarda las formas. Así lo hizo Carvajal: “Si queremos aspirar a la Champions y la Liga necesitamos a Gaz (el apodo de Bale en el vestuario), es clave”.

Solari no hace sangre...

La no casual buena sintonía de Bale con la Champions, el único título posible ya, hace que ni Solari arroje aún la toalla con él. ‘¿Le ha fallado Bale?’, fue la pregunta en la flash interview. “No me gusta hablar en esos términos...”, respondió el argentino. “Bale ha hecho muchísimas cosas por este club, merece un respeto, pero el público es soberano”.

El público está harto, tras los pitos hubo cánticos aislados a la salida del estadio (“¡Bale vete ya!”) y ni los históricos del club logran descifrarle. “Cinco años después, aún no sabemos cuál es su puesto...”, reflexionaba Mijatovic en Carrusel. Bale está más cerca que nunca de irse y sigue siendo un Expediente X.