Competición
  • Clasificación Eurocopa

BETIS

Mandi, el "mejor ejemplo" de Setién: 100 partidos en el Betis

El central franco-argelino del Betis Aissa Mandi cumplió 100 partidos en Heliópolis. Quique Setién afirma que no vio algo así en sus 40 años de fútbol.

MIGUEL MORENATTI

DIARIO AS

El central franco- argelino, 'desahuciado' en verano de 2017, vuelve a ser el que más minutos lleva con el cántabro, que lo elogia a menudo.

Aissa Mandi cumplió en Valencia 100 partidos oficiales con el Betis. El defensa franco-argelino puso dos remates peligrosos y se sumó al ataque con peligro, pero empaña su duelo en Mestalla el hecho de haber roto el fuera de juego en la jugada de gol de Rodrigo. Con todo, Mandi vuelve a convertirse, con 3.315 minutos, en el futbolista que más ha jugado esta temporada con el equipo verdiblanco. Ya lo fue el año pasado... y eso que en verano de 2017 parecía más fuera que dentro de Heliópolis.

Quique Setién lo prefirió al argentino Germán Pezzella después de una pretemporada en la que maravilló al cuerpo técnico por su insistencia y sus ganas de aprender la nueva forma de jugar del entrenador cántabro. El técnico no ha dejado de halagar a Mandi desde entonces: "En cuarenta años que yo he estado metido en el fútbol, tanto de jugador como entrenador, ha sido el jugador más receptivo que he tenido, el que más interés ha puesto a la hora de hacer los ejercicios, el que más ha escuchado, el que más se ha fijado en todo. Se llama Aissa Mandi y se ha convertido en uno de los mejores jugadores del equipo, y todo por el trabajo y la constancia que ha tenido. Y eso es muy importante".

"Cuando termina todos los partidos él se lleva un tupper con su arroz y su bonito y nada más terminar el partido no se quita ni la camiseta, se sienta en suelo, coge su cuchara, abre su tupper y se come el arroz y el bonito solo. ¿Sabéis para qué? para recuperar inmediatamente la energía que ha perdido durante el partido. Come rigurosamente todo lo que tiene que comer, fruta, arroz, pescado, carne... lo lleva a rajatabla. Cada vez que le hago un comentario él pone una mano en el oído y todo lo que le entra por aquí ya no deja que se le escape, para que no se le salga por el otro", añade Setién.