Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

ESPANYOL

Wu Lei derriba la muralla

Wu Lei derriba la muralla

Manuel Queimadelos Alonso

Getty Images

El jugador del Espanyol es el primer chino titular en Primera, y en las cinco grandes Ligas 3.222 días después. Sus objetivos van de Chen Yang a Hao Junmin.

Se llamaba Zhang Chendong, pero se le conocía como 'Dudú' cariñosamente, y eso que no dio mucho tiempo para tenerle apego. Fue, la temporada 2014-15, el primer chino en jugar en LaLiga. Pero nunca alcanzó la titularidad, por lo que Wu Lei hizo historia siendo de la partida el domingo, con el Espanyol, ante el Valencia. De hecho, derribó el atacante perico una muralla de proporciones europeas.

Hasta su presencia en la alineación de Joan Francesc Ferrer 'Rubi' en Mestalla, ningún futbolista chino había sido titular en una de las cinco grandes Ligas (España, Italia, Inglaterra, Alemania y Francia) desde que lo fuera Hao Junmin el 23 de abril de 2011 con el Schalke 04 frente al Kaiserlautern. Han tenido que transcurrir 3.222 días. El volante militó dos temporadas en el conjunto minero y participó en 14 encuentros de la Bundesliga (en los que acumuló 705 minutos), por lo que Wu Lei puede superarlo en lo que queda de Liga. Además, y ahí por ahora es inalcanzable, Junmin jugó dos veces en Liga de Campeones, entre ellas precisamente unos minutos ante el Valencia, el 15 de febrero de 2011.

Hao Junmin jugó en el Schalke 04 y precisamente se midió con el Valencia en Liga de Campeones.

El precedente inmediato de Hao Junmin en la Bundesliga fue Shao Jiayi, quien acumuló bastantes más partidos en el campeonato regular alemán, hasta 67, en dos etapas: con el Múnich 1860 entre 2002 y 2004, y de 2006 a 2009 a bordo del Energie Cottbus. En esa misma época, concretamente en el mercado de invierno del curso 2006-07, lo intentaba en otra de las grandes Ligas Zhi Zheng. 12 encuentros de la Premier inglesa disputó durante media temporada en el Charlton Athletic y más tarde, en el curso 2009-10, llegaría a 16 participaciones pero ya en otro campeonato más secundario, la Scottish Premiership, siendo jugador del Celtic de Glasgow.

Sin necesidad de moverse de las Islas Británicas, probó fortuna Li Tie en 2002, con el Everton en la Premier League. Y permaneció dos años en el club de Liverpool, contando por 34 sus participaciones en el campeonato inglés. Nada que ver con los guarismos de un contemporáneo suyo, Sun Jihai, quien llegó a 123 partidos jugados nada menos que con el Manchester City, eso sí, no el del jeque sino el inmediatamente previo: entre los años 2002 y 2008.

Chen Yang, con el Eintracht de Frankfurt.

El recorrido de jugadores chinos por las cinco grandes Ligas concluye, o mejor dicho empieza, ya que fue el pionero, con Chen Yang. El primer futbolista de su país en aterrizar en Europa recaló en 1998 en el Eintracht de Frankfurt, con el que disputó 65 partidos en la Bundesliga, en los que anotó además 16 goles, hasta el descenso en 2001. Allí siguió un año más, e incluso alargó su experiencia por la segunda germana con el icónico St. Pauli, hasta 2003.

Ellos son los referentes de un Wu Lei que ha derribado la muralla de la titularidad. Y de otros jugadores chinos que luchan por lo mismo. Como Zhang Yuning, actualmente en el ADO Den Haag holandés y previamente en el Vitesse Arnhem, entre los cuales ha jugado 30 partidos de la Eredivisie. O como He Zhenyu, quien a sus 17 años milita en el equipo Sub-18 del Wolverhampton Wonderers inglés, a un pasito de la Premier League.

También están quienes se quedaron en la orilla, como Zhang Xizhe, contratado por el Wolfsburgo en enero de 2015 y convocado para tres choques de la Bundesliga, pero que nunca llegó a debutar. O como las experiencias portuguesas. La de Wei Shi Hao, que en la campaña 2014-15 disputó cuatro jornadas de la Liga NOS con el Boavista. Y la de Yu Dabao, que firmó por el Benfica en la 2007-08 pero que solo jugó tres partidos de la Taça da Liga, la Copa lusa.

En todos ellos se refleja Wu Lei, el primer chino en la historia del Espanyol y la gran esperanza del fútbol, acaso del deporte en general, de su país. Que siga haciendo historia.