ATLÉTICO DE MADRID

Oblak sigue de guardia a la espera de recibir a Courtois

Oblak vuela para detener el cabezazo de Feddal en el Villamarín.

MIGUEL MORENATTI

DIARIO AS

Dejó en el Villamarín otra de las paradas de la temporada. No recibe un gol en jugada desde el 6 de enero y ha ido dejando obras de arte en 2019 ante Silva, Morales, Cucho, Feddal…

Oblak sigue a lo suyo. El portero esloveno fue una de las pocas cosas positivas del Atlético en el Villamarín. Apenas se habían cumplido dos minutos de juego cuando dejó una de las imágenes de la jornada al levitar en el cielo del estadio bético para sacar un remate de cabeza de Feddal inalcanzable para la mayoría. Partido a partido, mes a mes, el esloveno demuestra su calidad y su regularidad constante. En lo que va de 2019 solamente ha encajado un gol en jugada. Fue el que le hizo Ben Yedder en el Pizjuán. No pudo hacer nada el esloveno ante ese remate en el área pequeña del ariete sevillista. Sí había evitado el gol con anterioridad al despejar con la yema de los dedos un trallazo de André Silva. Descansó ante el Girona en la Copa, para volver a deleitar en el choque contra el Levante. Salvó los puntos cuando le tapó de forma magistral un mano a mano a Morales. Frente al Getafe no tuvo que lucir sus poderes, pero el Betis no le dejó ni dos minutos de respiro. Feddal le obligó a volar por el cielo del Villamarín en una parada que, finalmente, no sirvió para asegurar ningún punto. Le aguantó todo lo que pudo a Canales en la pena máxima que sentenció el partido y cerca estuvo de detenerla.

Duelo Oblak-Courtois.

El sábado Courtois jugará en el Metropolitano. El belga fue el anterior inquilino de la portería colchonera. Desde que Oblak llegó al Atlético, las comparaciones no cesaron, pero el esloveno hace tiempo que las superó. Courtois disputó 154 partidos como rojiblanco. En ellos recibió 125 goles a un promedio de 0,8 tantos por encuentro. Oblak ha pulverizado esa marca. El esloveno lleva 191 encuentros en los que ha encajado 122 goles. Únicamente ha recibido 0,6 goles por partido.