Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A

ATLÉTICO

Morata mejora los promedios de Diego Costa y de Kalinic

Morata mejora los promedios de Diego Costa y de Kalinic

ANDREW YATES

REUTERS

El croata es la llave para alcanzar su fichaje. Su promedio goleador en el Atlético es de un gol cada 218'. El de Costa esta temporada es de 311' para ver puerta y el de Morata, de 167'.

Kalinic volvió a tener su oportunidad en el choque de Copa contra el Girona y, a pesar de la eliminación, el croata cumplió. En su décima titularidad desde que llegara al Atlético, hizo su cuarto gol. En la ida había asistido en el tanto que consiguió Griezmann. Comenzó con ganas el partido contra el Girona, tiró varios desmarques y en uno fue habilitado por Godín. Después estuvo participativo, pero la posibilidad de alcanzar a un delantero del máximo nivel hace que el croata sea la llave principal para poder firmar a Morata.

Cuando Costa cayó lesionado, a Kalinic se le pidió que aprovechara la ausencia. El croata ha tenido momentos, se ha entendido con Griezmann y ha marcado cuatro goles y ha dado una asistencia, pero es insuficiente ante la oportunidad de conseguir un recambio de más calidad. Kalinic ha firmado un gol cada 218 minutos en el Atlético. El promedio de Diego Costa, por ejemplo, hasta la operación, era de un gol cada 311 minutos. Kalinic suma 18 partidos jugados y 874 minutos de juego, pero la del miércoles fue su décima titularidad. Todos están de acuerdo en el Atlético en que el croata es prescindible para fichar a Morata y se le busca destino, en calidad de traspaso.

Por su parte, el delantero español del Chelsea mejora el registro esta campaña de los dos nueves del Atlético. Morata firma, hasta el momento, un gol cada 167 minutos con el Chelsea. Ha marcado siete tantos en 20 partidos, disputando un total de 1174 minutos. Queda por constatar el impacto que pudiera llegar a tener en el Atlético, de cerrarse su llegada. A Simeone siempre le ha encantado el estilo del delantero español, pero no se puede dejar de lado lo que cuesta a los de fuera adaptarse al Atlético, más aún cuando se trata de delanteros.