Competición
  • Clasificación Eurocopa

COPA | BARCELONA-LEVANTE

El Levante denunciará al Barça por alineación indebida

"Vamos a presentar mañana esta situación a la Federación. Entendemos que hay una jurisprudencia sólida", dijo Quico Catalán, presidente granota.

El Levante va a presentar mañana una denuncia ante la jueza única de Competición por la alineación indebida del Barça con Chumi (19 años) en el partido de ida de octavos de Copa ante el Levante, tal y como confirmaron a As fuentes jurídicas del club valenciano. Minutos después, en el hotel de concentración del Levante, el presidente de la entidad granota, Quico Catalán dijo a los periodistas: "Para nosotros no es una situación fácil, a la gente del deporte le gusta luchar en el campo por los resultados. Vamos al Nou Camp a intentar pasar la eliminatoria. Lógicamente, llevamos toda la tarde trabajando con nuestro departamento jurídico. Pase lo que pase en el terreno de juego, el Levante va a presentar esta situación a la Federación en el día de mañana. Nuestro departamento jurídico ha trabajado y seguirá trabajando preparar ese escrito a la RFEF donde entendemos que hay jurisprudencia sólida que nos puede dar la razón en el tema que se está hablado del plazo, de si ha pasado o no ha pasado. Si nos clasificamos en el campo, también daremos traslado a la RFEF para ponerle en conocimiento de lo que ha sucedido".

Los servicios jurídicos del Levante consideran, tras estudiar el caso durante más de tres horas, que tienen suficientes argumentos para presentar alegaciones ante la jueza única de Competición, que la estudiará de manera urgente. Chumi fue alineado por Valverde en la ida a pesar de estar sancionado por acumulación de tarjetas en Liga con el Barça B (jugó 58 minutos como titular y fue sustituido por Lenglet). El artículo 56.3 del Código Disciplinario de la RFEF recoge que "cuando se trate de futbolistas que pudieran ser reglamentariamente alineados en otros equipos de la cadena del principal o en alguno de los equipos de un club patrocinador, el futbolista sancionado no podrá intervenir en ninguno de estos equipos o clubes, hasta que transcurra, en la categoría en la que se cometió dicha infracción, el número de jornadas a que haga méritos la sanción". Este es uno de los argumentos a los que se agarra el Levante.

Sin embargo, el Barça se aferra a una circular de noviembre que indica que "el modo de cumplimiento de las sanciones impuestas como consecuencia de la comisión de infracciones para los casos en que exista una simultaneidad de licencias de los permitidos en el Reglamento General de la FEF se ajustará a lo dispuesto en el presente artículo, si bien las sanciones de carácter leve se cumplirán en las competiciones en las que el infractor se encuentra haciendo uso de una determinada licencia y las de carácter grave o muy grave, en cualquier competición, ello con independencia de la licencia que estuviera usando en el momento de la comisión de la infracción". El Barça cree que, en este caso, en el partido en el que no podía alinearse Chumi era el de Liga que disputó el Barça ante el Eibar el pasado domingo.

El Levante presentará la denuncia fuera del plazo. El que tenía el Levante para presentar alegaciones concluyó a las 14:00 horas del segundo día hábil después de la disputa del encuentro. El partido de ida se disputó el 10 de enero. Así lo refleja el artículo 26 del Código Disciplinario de la RFEF (en su punto 3, dice: "Tal derecho podrá ejercerse en un plazo que precluirá a las 14 horas del segundo día hábil siguiente al del partido de que se trate, momento en el que deberán obrar en la secretaría del órgano disciplinario las alegaciones o reclamaciones que se formulen; tratándose de encuentros que se celebren en día distinto al fin de semana, el meritado plazo se entenderá reducido en veinticuatro horas"). Sin embargo, el Levante argumenta que si no ha presentado alegaciones en el plazo que marca el Reglamento es porque no ha tenido conocimiento de ello antes.

Si el Comité de Competición falla en contra del Levante, el club granota no descarta a acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD), última instancia a la que puede recurrir.