REAL SOCIEDAD 1-VALLADOLID 2

El Valladolid coge aire en Anoeta

Los donostiarras ven frenada su progresión por los goles de Toni Villa y Antoñito. El tanto de Oyarzabal, insuficiente para empatar.

El Valladolid coge aire en Anoeta a costa de una Real Sociedad que ve frenada su progresión de las últimas semanas. Porque concedió dos goles en dos errores defensivos evitables y luego, a pesar de que trabajó y apretó hasta el final, no le dio como para conseguir empatar el encuentro. El Valladolid volvió a sus orígenes a domicilio, con un plan bien definido, defender fuerte y salir rápido al ataque, que sus jugadores han interpretado a la perfección. Aprovecho los regalos de la Real y se defendió con orden en la recta final. Sufrió, es cierto; porque los realistas estaban obligados a apretar, pero lo hicieron con más corazón que cabeza, y apenas crearon peligro de verdad como para empatar el partido. De esta manera, los realistas pierden otra vez una buena oportunidad de meterse de lleno en la pelea por Europa. Y el Valladolid consigue romper su mala racha de cinco jornadas seguidas sin ganar y cortar de raíz su descenso en la clasificación.

El planteamiento de Sergio González en la primera parte fue casi perfecto. Porque jugó a un nivel muy alto de intensidad y fue capaz de cortar todas las líneas de pase de la Real, haciéndole sentir muy incómodo en todo momento. Tal era su nivel de solidaridad defensiva que provocaba errores no forzados en el centro de campo de la Real que le servían para crear mucho peligro sobre la portería de Moyá. En una de esas buenas presiones, Illarramendi perdió un balón en zona de influencia del ataque del Valladolid, y Toni Villa no se lo pensó fusilando al portero de la Real. Ahí empezaron los males de los donostiarras, mientras los de Pucela crecían poco a poco en su juego, interpretando cada vez mejor lo que necesitaba. Bien colocado en defensa el Valladolid, los donostiarras se desesperaban porque no encontraban espacios para crear ocasiones de gol. Y los de Sergio aprovechan esas frustración para hacer transiciones rápidas en ataque en cuanto los mediocampistas realistas no estaban atinados en las conexiones con sus delanteros.

En el arranque de la segunda mitad, fue la Real la que apretó de forma decidida. Encerró al Valladolid en su área buscando el empate, pero no estuvo atinada en el remate; y de repente, sin comerlo ni beberlo, volvió a dar la opción al equipo vallisoletano de sacudirse esa presión y poner tierra de por medio en el marcador. Un balón a la espalda de Theo, el francés mide mal, obliga a salir a Moyá de su área, no está afortunado el mallorquín y Antoñito aprovecha el regalo con un buen gol casi sin ángulo a portería vacía. Con todo perdido, la Real se puso manos a la obra para reducir diferencias, y en uno de los balones colgados al área de Masip, Le Normand remató de cabeza y Oyarzabal fusiló a la red.

Ese 1-2 espoleó a los jugadores de la Real y a la grada de Anoeta agitando el partido y convirtiéndolo en un correcalles que parecía favorecer más los realistas, que tenían más presencia en el área del Valladolid. Pero el gol del empate no llegaba y Sergio movió su banquillo para sacar a Borja, con la idea de que su experiencia Sirviera para ordenar su entramado defensivo. Lo incrustó en la zaga y el Valladolid volvió a recolocarse para obligar a la Real a tener que recurrir al recurso de los balones colgados, para lo que sacó a Rubén Pardo. El riojano se infló a hacer centros, alguno rondó el gol, pero la mirilla de los jugadores realistas estaba desviada. Así murió el partido, para alegrón pucelano y desesperación txuri-urdin.

-----------------------------------------------------------------

Sergio González: "Estamos más sueltos fuera de casa"

El entrenador del Valladolid, Sergio González, no ocultó su alegría por el triunfo conseguido ante la Real Sociedad en Anoeta, en un encuentro en el que vio a su equipo "fuerte, fiable y preciso". "En casa nos cuesta más porque nos vemos obligado a generar mucho con balón pero fuera estamos más sueltos. Tenemos que tener un nivel muy alto con balón porque no nos vale sólo con jugar a fútbol y hoy hemos recuperado sensaciones que espero que nos lleven a otra fase bonita de LaLiga", resumió el estado de ánimo de González tras el encuentro. Reconoció que tras una "gran primera parte" sufrió en el segundo tiempo, vio "solucionado" el partido con el 0-2 y volvió a tener que sufrir porque enfrente estaba "un equipo con un potencial altísimo".

González valoró la "concentración" que mostraron sus jugadores cuando la Real achuchó y que, para el técnico del Valladolid, "estaba en nuestro ADN y aunque no lo habíamos perdido sí lo habíamos dejado un poco de lado". El preparador catalán, que consideró que a su plantilla le estaba penalizando cualquier error, ve el futuro con optimismo porque comprobó "una gran mejora defensiva que es clave para poder competir y ha sido gracias a que todos han hecho un esfuerzo titánico para ello", concluyó González.

Garitano: "Es una oportunidad perdida"

El entrenador de la Real Sociedad, Asier Garitano, lamentó la derrota de su equipo cuando estaba en un buen momento para intentar acercarse a los puestos europeos, se declaró "triste" y reconoció que supone "un paso atrás". Garitano estaba descontento con lo que hizo la Real en una primera parte en la que sus jugadores tuvieron "muchas pérdidas de balón ante un Valladolid muy organizado, luego ellos se pusieron 0-2, acortamos pero en la parte final sólo hubo centros y córners sin hacer ningún daño". El entrenador realista ve en esta derrota "una oportunidad perdida porque se van puntos importantes para habernos acertado a esos seis u ocho primeros", objetivo de los blanquiazules para esta temporada.

No quiso profundizar sobre el cambio de Theo Hernández, al que no pareció gustarle su sustitución que ordenó Garitano porque "hizo un buen partido el otro día pero tenía algunas molestias" y zanjó el episodio con un "no pasa nada". No encontró explicación a los motivos por los que la Real no ha aprovechado nunca esta temporada la oportunidad de progresar en la tabla hacia la zona alta, ya que sus jugadores lo intentaron. Asumió que este revés genera "una desilusión" aunque "obliga a seguir peleando".-EFE