MALLORCA

Anabel Soto, primera mujer delegada en fútbol profesional

 ENTREVISTA DELEGADA MALLORCA ANABEL SOTO

MIQUEL A. BORRAS

DIARIO AS

"Lo que más me llama la atención es la logística del cargo", que trabaja en el Mallorca desde 2013, con una pausa hasta llegar a este nuevo puesto.

Palma de Mallorca

La Liga 1|2|3 ha estrenado recientemente su primera delegada, Anabel Soto, en el Real Mallorca. Anabel trabaja en el club balear desde 2013, con un espacio intermedio en el que salió de la entidad para regresar posteriormente. Su puesto de trabajo en el Mallorca está en la Ciudad Deportiva donde ejerce en tareas de gestión federativa del fútbol base  además de ocuparse de la organización del equipo de scouting y de los viajes. Además, Anabel los fines de semana se ocupa a la vez del protocolo del palco en Son Moix así como del club rival que visita la isla.

Tras las diferentes facetas mencionadas, recientemente a Anabel se le propuso ejercer como delegada del primer equipo mallorquinista y lo ha hecho en dos plazas de lujo en los dos últimos desplazamientos del equipo: en el Carlos Tartiere de Oviedo y en La Romareda de Zaragoza. Anabel cuenta cómo surgió la posibilidad: "El delegado del equipo, Biel Gelabert, había sido padre y con motivo de ello, el club me eligió a mí para viajar a Oviedo, supongo que por la confianza que tienen en mí los jugadores y pensando que podía cumplir con la labor", añadiendo que "realmente fue el cuerpo técnico del equipo quien tomó la decisión y quien me lo propuso".

Anabel tuvo buenos maestros, el propio Gelabert y el eterno delegado Damián Amer, más de veinte años en el cargo y actual director de la Ciudad Deportiva: "Ellos me enseñaron qué debía hacer y cómo y a partir de ahí tuve que hacerme la ficha, la licencia de delegada y aprenderme sus consejos". Lo que más le sorprendió a Anabel fue "la logística que conlleva el cargo desde dos semanas antes, es decir, los vuelos, los hoteles, los traslados, concertar entrenamientos en destino, los checking en el aeropuerto y en definitiva coordinar todo en tiempo y forma".

Ya en el campo Anabel cuenta como "primero te presentas al delegado del equipo rival, tienes la primera reunión con los árbitros que al verme en Oviedo se quedaron un poco sorprendidos al ver a una mujer  pero que se comportaron de maravilla conmigo cuando supieron que era mi primera experiencia y mi primer partido, la entrega de fichas, algo muy ceremonioso y después ya durante el partido controlar las tarjetas, los cambios y demás".

Y cuando parecía que el viaje a Oviedo quedaría como experiencia única, Gelabert fue expulsado en Son Moix en el partido contra el Córdoba y Anabel tuvo que volver a viajar, en esta ocasión a Zaragoza. De momento han sido dos desplazamientos pero quién sabe si su futuro en el Mallorca puede estar en el banquillo como delegada, con permiso de Gelabert. De momento, Anabel ya se ha reincorporado a sus funciones en la Ciudad Deportiva del Real Mallorca.