Competición
  • Clasificación Eurocopa

REAL VALLADOLID

Sin Trofeo, Míchel se lució en el entrenamiento de Zorrilla

Sin Trofeo, Míchel se lució en el entrenamiento de Zorrilla

PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO

DIARIO AS

El Lille francés no pudo volar y el Real Valladolid se quedó sin poder disputar el partido del Trofeo, pero lo sustituyó por un partido entre la plantilla.

Valladolid

No hubo Trofeo Ciudad de Valladolid ayer. A mediodía el Real Valladolid comunicaba que el amistoso quedaba suspendido, mientras que el club francés, que a primera hora de la mañana había subido una foto a twitter de sus jugadores en el aeropuerto, informaba de que no podían viajar porque las condiciones meteorológicas les impedía coger el chárter que debía traerles a Villanubla. El problema no fue en el aeropuerto de Lille, sino en el de Albert, de donde tenía que partir el avión alquilado para recoger a la plantilla gala, según fuentes del club. Además, el Lille explicó que no puede asegurar que el partido se vaya a disputar en otras fechas por los problemas de calendario.

El Real Valladolid reaccionó rápido y anunció la suspensión y que en su lugar, los de Sergio, jugarían un partido de entrenamiento entre ellos en el estadio, a puerta abierta para mitigar así la decepción de no poder ver el partido previsto. Eso no impidió que llegadas las seis numerosas personas se vieran sorprendidas por la suspensión del encuentro, pese a lo cual cerca de un millar de personas asistieron a la pachanga entre los dos equipos que tuvo una duración de unos 50 minutos, dividida en dos partes. Por un lado jugaron Yoel; Antoñito, Luismi, Joaquín, Moi; Anuar, Borja; Keko, Plano, Toni y arriba Miguel de la Fuente y el segundo equipo formó con Masip; Navarro (del B), Guitián, Calero, Nacho; Alcaraz y Cotán; Leo, Míchel, Salazar (del B), con Cop como hombre más adelantado. Ganó este segundo equipo con precioso gol de Míchel, de vaselina, en la primera parte, y Cop en la última jugada del entrenamiento, en la segunda. Amén de los goleadores, destacó Yoel que salvó a su equipo de recibir una goleada con buenas paradas a Míchel y Nacho. Sergio vio el entrenamiento desde la grada y el equipo fue ovacionado al final del mismo.