REAL ZARAGOZA

Cristian Álvarez: "Necesitamos ser once leones en el campo"

Cristian Álvarez: "Necesitamos ser once leones en el campo"

ALFONSO REYES

DIARIO AS

El guardameta asegura que el vestuario debe ser consciente de la situación para cambiar la dinámica y salir del descenso: "Hay que tener fe, hacer autocrítica y jugar con valentía".

—¿Cómo ve el vestuario toda esta situación?

—La situación es la que es. Estamos en el fondo de la tabla, con necesidad urgente de puntos, y no hay dudas de que es una situación comprometida en todos los sentidos para el club, la afición y la ciudad.

—¿Pesa más el hecho de encadenar ocho jornadas sin ganar o haberse metido por primera vez en puestos de descenso?

—Las dos cosas porque una va de la mano de la otra. Es difícil llevar tantos partidos sin ganar y producto de eso nos hemos metido en los puestos de descenso.

—¿Qué le ha pasado al equipo tras un buen comienzo?

—Nos hemos metido en una dinámica muy mala. Hemos empezado a perder puntos y se nos dieron resultados adversos en partidos que hemos perdido en los últimos minutos. Nos fue mermando la confianza y a partir de ahí esto se convirtió en un bucle del que se está haciendo difícil salir.

—¿Cuál es la clave para salir de esta situación?

—En una situación como ésta las claves son mantenerse positivo, tener fuerza y fe y, sobre todo, tomar conciencia de la situación que estamos pasando. Ésa es una de las claves, ser consciente cada uno de nosotros, hacer autocrítica de lo que hemos hecho mal porque todos somos responsables y a partir de ahí volver a encontrar en el interior de uno la fuerza, la luz y la confianza para afrontar los partidos y a nivel grupal hacerse fuerte también en ese sentido.

—Teniendo en cuenta las expectativas que había al inicio de la temporada y el buen arranque, ¿cuesta mucho cambiar el chip para luchar por salir de ahí abajo y alejarse del descenso?

—Es que no hay otra. Ya no hay año pasado ni expectativas; la realidad nos marca que estamos en los puestos de descenso. Nosotros tenemos que salir de ahí lo antes posible y a partir de ahí empezar a construir. Pero hoy por hoy estamos necesitando puntos urgentes para darnos un poquito de respiro y también una alegría porque ya es semana tras semana en la misma situación. Eso desgasta mucho.

—El partido contra el Nástic no es hasta el lunes. ¿El hecho de que esta semana sea más larga de lo normal es positivo para poder trabajar más con el nuevo entrenador o negativo porque hay más tiempo para darle vueltas a la cabeza?

—Nosotros ya estamos limpiando la cabeza y estamos mentalizados en el partido del lunes. Es que no nos podemos permitir recrearnos mucho en lo negativo porque esto va hacia delante y nosotros tenemos que seguir construyendo, trabajando y siendo positivos para sacar adelante la situación. Sea la semana larga o más corta, nuestra meta es entrenar a tope y las 24 horas estar mentalizado y mandando energía positiva para que el lunes logremos los tres puntos.

—¿Lo del lunes se ha convertido en una final ante un rival directo?

—Totalmente. Es una final de tantas más que vamos a jugar. La realidad es que tenemos un duelo ante un rival que hoy por hoy está compitiendo por lo mismo que nosotros.

—El pasado domingo se vivió la primera pequeña fractura entre el equipo y la afición y hubo algunos pitos a determinados jugadores. Eso tiene que cambiar, ¿verdad?

—Nosotros somos los encargados de generar ese cambio y de empezar a devolverles la ilusión para que esos pitos se conviertan en aplausos. 

—¿En una situación así es primordial proteger la portería y no encajar?

—Lo de la portería a cero es algo que venimos necesitando porque hace muchísimas jornadas que no lo logramos. Puede ser que sea una de las soluciones, meternos todos atrás e intentar que no nos centren. Quizás sí que sea el momento de sentir más cerca al compañero y estar como más conectados. Puede ser, pero lo que más urge es ganar. Y la portería a cero es muy necesaria también.

—En los últimos días hay mucho debate en torno al rombo. ¿Usted cree que es el sistema adecuado o que sería mejor un cambio?

—A mí me contrataron para defender la portería e intentar que el balón no entre ahí. Los sistemas tácticos son una cuestión del entrenador. No puedo entrar ahí porque no me corresponde. No es mi lugar en el club. Sí que puedo decir que si tienes once leones en el campo, que es lo que necesitamos ahora, y estás enchufado y con confianza y sientes que robas y que empiezas a jugar, al final los esquemas dentro del campo se rompen. No creo tanto en eso.

—La plantilla en la más joven de la categoría. ¿Cómo está viendo a todos esos compañeros que viven esta situación por primera vez?

—En el fútbol te das cuenta de que las situaciones te van convirtiendo en futbolista. Los más veteranos debemos darles el apoyo máximo y después deben entender que es fútbol y es así. Van a vivir muchas situaciones. Los jugadores de equipos como el Madrid o el Barcelona, que son el 3%, son los que disfrutan. La realidad de los demás es que hay más momentos duros que momentos lindos. Por eso hay que saber disfrutar de los buenos momentos, como la temporada pasada. Ahora hay que demostrar en un momento malo y empezar a jugar con soltura y valentía. Y saber que en lo externo se van a generar cosas porque el fútbol mueve emociones que van de un lado para el otro. Es muy intenso todo dentro de un partido de fútbol y un campo como La Romareda, con todo lo lindo que tiene, es un lugar muy explosivo. Tenemos que jugar con eso y saber que se van a generar situaciones de ese tipo y nosotros debemos tener la personalidad y la valentía para estar ahí, jugar con soltura y poder disfrutar dentro de lo malo porque eso es lo que nos va a llevar a tener resultados buenos y a que la gente vea que lo intentamos y estamos siendo valientes. Si tenemos personalidad y carácter, el público va a responder a nuestro favor.