LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Bundesliga
Ligue 1
Lyon LYO

-

Nîmes NIM

-

Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Anadolu Efes IST

-

Zalgiris ZAL

-

Fenerbahce FNB

-

Olympiacos OLY

-

Milan MIL

-

Liga Belga
Brujas BRU

-

Waasland-Beveren WAS

-

Liga Rumana
FC Voluntari VOL

-

CS Concordia Chiajna CHI

-

Cluj CFR

-

CSMS Iaçi LAC

-

Liga Turca
Galatasaray GAL

-

Bursaspor BRS

-

NBA
Portland Trail Blazers POR

-

Los Angeles Lakers LAL

-

FINALIZADO
Washington Wizards WAS

112

Miami Heat MIA

113

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

127

Chicago Bulls CHI

108

Liga Venezolana - Clausura
FINALIZADO
Zamora F.C ZAM

1

Estudiantes de Mérida ETM

1

ATP Amberes
Gilles Simon SIM
-
Diego Sebastian Schwartzman SCH
-
Richard Gasquet GAS
-
Jan-Lennard Struff STR
-
Gael Monfils MON
-
Vasek Pospisil POS
-
Kyle Edmund EDM
-
Ilya Ivashka IVA
-
WTA Moscú
Ons Jabeur JAB
-
Anastasija Sevastova SEV
-
Daria Kasatkina KAS
-
Johanna Konta KON
-
WTA Luxemburgo
Julia Goerges GOE
-
Eugenie Bouchard BOU
-
Belinda Bencic BEN
-
Dayana Yastremska YAS
-
ATP Moscú
Adrian Mannarino MAN
-
Egor Gerasimov GER
-
Mirza Basic BAS
-
Karen Khachanov KHA
-
Ricardas Berankis BER
-
Daniil Medvedev MED
-
Filip Krajinovic KRA
-
Andreas Seppi SEP
-
ATP Estocolmo
Hyeon Chung CHU
-
Fabio Fognini FOG
-
Philipp Kohlschreiber KOH
-
Stefanos Tsitsipas TSI
-
Jack Sock SOC
-
Ernests Gulbis GUL
-
John Isner ISN
-
Tennys Sandgren SAN
-

ALAVÉS-REAL MADRID

Un Madrid en caída libre

Cuarto partido sin gol del Real Madrid, que cayó en el descuento. Lopetegui quitó a Benzema en el descanso. Bale volvió a romperse. Ni Mariano ni Vinicius ayudaron.

La propaganda post Cristiano colgaba de dos hilos: que Benzema dejara de serlo nueve años después y que Bale sanara milagrosamente. Lo dicho, dos hilos de tela de araña. Aquello coló una quincena de agosto. Ahora vuelve el curso natural de las cosas, con el resultado conocido: el Madrid lleva cuatro partidos y más de seis horas sin marcar, está en caída libre, Lopetegui se tambalea y la hinchada se teme lo peor.

Avisado por la estadística, el Madrid salió en Mendizorroza quemando rueda. La reiterada incomparecencia ante la portería rival y la vuelta de Bale se cobraron la titularidad de Marco Asensio, jugador llamado a la gloria pero al que le cuesta proclamarlo en todos los partidos y en todos los campos. Su relevo por Ceballos, un centrocampista ancho y a la vez largo por su capacidad para romper la línea enemiga, acentuó esa cuidada elaboración del juego a la que aspira a Lopetegui. De momento es obra inconclusa. La penumbra en los últimos 20 metros persiste.

Antes del primer cuarto de hora dejó el Madrid cuatro mensajes en la portería de Pacheco; el más peligroso, un cabezazo de Benzema salvado por Laguardia bajo los palos. El Alavés, un equipo con bajo consumo de pelota, aceptó complacido el dominio del Madrid desde la alineación, con un trivote y sin Sobrino. Está acostumbrado a sacar partido de muy poca cosa. Así que renunció a una presión que termina quitando el aliento, achicó el campo y esperó a que la ansiedad fuese devorando al Madrid. Acabó sucediendo.

Del apagón al drama

El paso de los minutos volvió borroso a Kroos, autor del despegue inicial, y el Madrid quedó reducido a la iniciativa de Odriozola, un lateral de larguísimo recorrido que puso dos centros excelentes y que repite una y otra vez, sobrado de energía y de apetito. Atrás, como Marcelo, necesita remiendos. Dos veces perdió de vista a Jony y en las dos estuvo el Alavés a punto de marcar. Anduvo cerca Calleri, que en los primeros minutos pactó con Sergio Ramos arreglar aquello a sopapos. El aviso arbitral les administró un calmante.

Así que con un tiempo por delante Lopetegui se echó al monte: Benzema, la rueda de molino con la que comulga el madridismo desde hace nueve años, le dio el testigo a Mariano. Lopetegui aclaró que el francés estaba lesionado. No mejoró el Madrid, pero sí presintió el Alavés una mayor amenaza con el recién llegado. Dos veces estuvo cerca del gol Mariano y una Duarte, en tiro rechazado por Courtois, antes de que llegara al partido Asensio. Lopetegui le entregó la banda izquierda, pero pareció poco inclinado a desbordar, la única llave para entrar en el búnker del Alavés. También hubo algún descuido atrás. Jony estuvo a centímetros del 1-0 en una contra. El partido tuvo un final conocido. Se rompió Bale, por 21ª vez; llegó Vinicius, que a día de hoy es un ensayo clínico, y en la jugada final marcó Manu García. Firmó el triunfo que se le negaba aquí en la Liga al Alavés desde hace 87 años. En el Madrid no asoman ni el gol ni la esperanza.

 

0 Comentarios

Mostrar