REAL MADRID

El fin del clan de los portugueses: Coentrao y Cristiano, los últimos

Tras llegar a tener en plantilla hasta cuatro portugueses más el cuerpo técnico, el Real Madrid ha terminado por deshacerse de todos sus jugadores del país vecino esta temporada.

0

Con la llegada de José Mourinho y todo su staff técnico, en los entrenamientos del Madrid se empezó a hablar portugués más de lo normal. Poco a poco, Mendes, su agencia de representación y sus dos hombres fuertes (Mourinho y Cristiano Ronaldo) comenzaron a entenderse con Florentino Pérez y su directiva.

Temporada a temporada, el Madrid se fue nutriendo de portugueses y, a los ya en plantilla Pepe y Cristiano Ronaldo, se unieron José Mourinho y su equipo (Rui Faria, Silvino Louro...). Al mismo tiempo, se incorporó Ricardo Carvalho, el central de confianza del técnico de Setúbal. Para terminar, en 2011 se unió el último en llegar y el último en irse: Fabio Coentrao, llegado desde el Benfica por 30 millones de euros. No era extraño ver a Marcelo junto a ellos, por la coincidencia del idioma.

Aquella temporada con el 'clan de los portugueses', como se les llegó a conocer, al completo, el Madrid firmó una temporada histórica: 100 puntos y 121 goles, la liga de los récords. Sin duda, supuso un antes y un después. Tras Mestalla la temporada anterior, fue la primera vez que el Madrid, esta vez en 38 jornadas y no a partido único, pudo batir al Barça de Guardiola.

Con el fin de la era Mourinho, también se marchó Carvalho. Desde entonces, han ido cayendo poco a poco, y en 2017 Pepe se marchó al Besiktas. Este verano lo comenzó Cristiano Ronaldo y su histórica marcha, y lo ha terminado Fabio Coentrao volviendo a casa

Unos con mejor recuerdo que otros entre el madridismo, todos ellos tuverion grandes momentos vestidos de blanco. Carvalho siendo el veterano central que necesitaba el equipo, Pepe madurando y llegando a ser uno de los mejores defensores del mundo, Mourinho en aquella 2011/12 mencionada, Coentrao siendo el lateral defensivo que contrarrestaba la excesiva alegría de Marcelo y Cristiano con nueve años de leyenda.