ESPANYOL

El club confía en que el salto de calidad sea Rubi

Rubi.

RODOLFO MOLINA

No hubo novedades salvo la rescisión de Sergio Sánchez. Pipa se queda. Chen aprovechó el mercado para hacer caja (15-24 kilos). Hay tres laterales y pocos medios.

EI Espanyol cierra el mercado sin novedades y cumpliendo una de las tres sugerencias de Rubi, quien comentó (sin exigir) que le gustaría tener un refuerzo por línea. Finalmente, solo lo disfrutará en defensa, con la cesión del lateral derecho del Málaga Roberto Rosales. Un ejemplo del freno que ha dado el proyecto de Chen Yansheng un verano más, con una inversión de diez millones de euros por Borja Iglesias (a pagar un cuatro años) y unas ventas de 25 millones, aunque pueden llegar a ser de 31 o 34 en función de si Aarón Martín cumple algunos requisitos en el Mainz 05. Vender para pagar deuda, en este caso la contraida con el propietario, quien en su día le cedió un crédito al club para pagar otros gastos que apremiaban y que ponían en peligro la viabilidad de la entidad. El Espanyol de los últimos años.

 

La plantilla se puede leer desde muchos ángulos, pero el perfil es idéntico: no es mejor que la del curso anterior y se confía en que el ténico sea capaz de sacarle más rendimiento. Solamente hay cinco jugadores nuevos: los canteranos Álex López, Pipa y Javi Puado más Rosales y Borja. Pueden llegar a ser siete, si entran en juego los cedidos el curso pasado y que ahora tendrán su oportunidad, como Hernán Pérez, más en la retaguardia Roberto Jiménez, quien ha optado por quedarse en su último año de contrato. El Espanyol no quería tampoco malvenderlo, y ni Rayo Vallecano ni Leganés en su día alcanzaron las pretensiones del club.

Sin esa salida, el Espanyol no ha podido contratar el portero del Nàstic Stole Dimitrievski, quien interesaba por su juventud y proyección, ni del mismo modo afrontar otras cesiones por estar a pocos centímetros de un límite salarial que ha sido imposible reducirlo pese a la concesión de ampliación de LaLiga. Los sueldos leoninos siguen pasando factura y han hipotecado a un Espanyol que ya no encuentra liquidez en su presidente.

La plantilla cuenta con cuatro centrales tras la rescisión de Sergio Sánchez. Pipa se queda y habrá tres laterales derechos. Rubi contará con seis atacantes, polivalentes todos menos Borja Iglesias.

Una plantilla de clase media, lejos de las potentes en cuanto a inversión. Pero Rubi puede ser el mejor fichaje. Un nuevo conductor para idénticos pasajeros. Incierto trayecto.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar