SUPERCOPA ESPAÑA | BARCELONA-SEVILLA

Un lavabo con vistas... al Barça

Los aficionados blaugrana descubrieron que el mejor mirador para observar la llegada de los jugadores eran las ventanas del lavabo de caballeros.

Tánger
0

Faltaba un cuarto de hora para la una del mediodía cuando en la lujosa recepción del hotel Mövenpick, cuartel general del Barcelona en Tánger antes de la final de esta noche contra el Sevilla, empezó una carrera aparentemente sinsentido. Niños, padres, señoras, empleados del hotel y curiosos en general se dirigieron a la carrera al servicio de caballeros de la cafetería del establecimiento. No se trataba de una intoxicación masiva, la prisa respondía a que era precisamente la ventana del servicio de caballeros la que mejor perspectiva ofrecía para ver a los jugadores del Barça que entraron al establecimiento por la puerta trasera.

En un momento, el lavabo con vistas del Mövenpick se hizo pequeño ante la cantidad de gente que con sus móviles quería fotografiar a sus ídolos desde una posición privilegiada.

En la puerta del hotel, unas 200 personas que no eran conscientes de la existencia del lavabo panorámico o a las que no dejaron acceder al hotel tuvieron que conformarse con ver pasar el autocar del Barcelona durante unos pocos segundos.

El grupo barcelonista, que había sido advertido por las autoridades locales de que podía encontrarse a muchas personas en la puerta de su hotel se encontró en cambio con un recibimiento más bien discreto en el que pudieron verse algunas caras conocidas para el barcelonismo como la del ex canterano Nayim, que acabó triunfando en el Zaragoza y el Tottenham y que se dio un sentido abrazo con Guillermo Amor, con el que tantas vivencias compartió.

Una vez tranquilizada la situación, los jugadores ocuparon sus habitaciones. El Barça estará en ese hotel hasta la hora del partido y tras disputar la final tomará un vuelo chárter de regreso a Barcelona donde tiene previsto aterrizar sobre las tres de la madrugada.