OCTAVOS | ESPAÑA 1-RUSIA 1 (3-4)

1x1 de España: Rodrigo la tuvo y De Gea no paró ni un penalti

La Selección no pudo doblegar a los locales en los 120 minutos, que avanzan a la siguiente ronda para enfrentarse a Croacia o Dinamarca.

De Gea: Se lo podría poner un sin calificar por falta de trabajo. En el penalti se tiró para el otro lado y en el juego con los pies se le vio tranquilo. Pero solo le tiraron entre los tres palos en el penalti. No pudo parar ninguno de los cuatro penaltis de la tanda que le tiraron.

Nacho: Defendió con la solvencia y la elegancia que acostumbra. Cuando se desdobló en ataque lo hizo con criterio y con peligro, asociándose bien con Asensio y con Silva. Notable alto como casi siempre.

Piqué: Muy concentrado. Siempre atento a las posibles contras de los rusos. Arrancó el juego desde atrás con elegancia. En algunos cruces le faltó contundencia. Pero acabó empujando al equipo en la prórroga. Marcó su penalti de la tanda.

Ramos: Fuerte y expeditivo al corte. Buscó el remate en el gol que abrió el marcador con su arma de delantero y molestó a Ignashevich para que se lo metiera en propia portería. En el segundo tiempo tuvo algún desajuste que casi cuesta un gol a España. Le hicieron un penalti en la prórroga que el VAR no pitó. Marcó su penalti en la tanda.

Alba: En su línea. Es uno de los pasillos de seguridad de España y su jerarquía y peso en el juego provocan que la Selección ataque más por la izquierda. Y en defensa estuvo atento y rapidísimo para cortar las contras de los rusos.

Busquets: Cogió la posición y a partir de ahí fue el metrónomo que dirigió el tempo del partido. Definitivamente, Sergio juega más a gusto con Koke de escudero. Empujó al equipo en todo momento, pero faltó movilidad en los de arriba.

Koke: Equilibrio y calidad. Derrocha coraje y corazón en cada acción y le da vigor y empaque a la Selección. Aguantó bien al equipo todo el partido y probó el tiro de lejos. Falló su penalti de la tanda, el tercero de España, lo paró el portero ruso.

Asensio: La gran sorpresa del once. Hierro sentó a Iniesta en una decisión histórica para dar entrada el centrocampista mallorquín, llamado a marcar una época en la Selección. Juego de extremo derecha, a pierna cambiada, pisando la línea de cal y le costó entrar en el partido. Se esperaba que apareciera con un golazo de los suyos, pero no fue su partido.

Silva: Jugó más centrado, por detrás de Costa, y caía al carril del ocho y al carril del diez para asociarse con los laterales y con Asensio e Isco. Fue el primer cambio de Hierro por lo que no tuvo opción de tirar penaltis en la tanda.

Isco: Empezó por la izquierda y desde ahí se movió con libertad para vertebrar los ataques de La Roja. Cada partido se le ve con más jerarquía. También se sacrificó en defensa. Pero acabó abusando del último regate y la prórroga se le hizo larga.

Costa: No le encontraron fácil. Pero siempre se movió con intención y para ayudar los movimientos del equipo. También fue una opción de balón largo buscando agilizar la llegada. Le cambió por Aspas.

Iniesta: Fue el recambio de David Silva. Hierro le puso de mediapunta por el medio, por detrás de Costa, primero y de Aspas, después. Le sacó con la intención de que fuera el revulsivo. Tuvo el gol con un buen disparo desde fuera del área que paró el meta ruso Akinfeev. Marcó su penalti en la tanda.

Carvajal: Salió por Nacho. Seguramente Hierro buscaba darle más mordiente al ataque por la banda derecha, pero Dani no acabó de conectar con Asensio, que se pasó muchas fases del partido sin tener presencia en el juego. No acaba de encontrar su tono, pero lo dio todo en la prórroga.

Aspas: Se fajó con los centrales rusos desde que saltó al terreno de juego. Cada minuto que disputa Iago lo hace como si fuese el último y lo intenta aprovechar al máximo. Falló su penalti en la tanda, el quinto y definitivo.

Rodrigo: Primer cuarto cambio en la historia de la Selección. Hierro aprovechó la nueva regla de la FIFA para sacar a Rodrigo por Asensio. Con la frescura de llevar 100 minutos menos en las piernas que sus rivales, el delantero del Valencia hizo un jugadón por banda derecha en la segunda parte de la prórroga que mereció el gol, pero le respondió Akinfeev con una gran parada en la mejor intervención del cancerbero ruso.