Tour Francia
Saint Paul Trois Châteaux - Mende
Corredor Tiempo
Grupo de cabeza ...
Grupo perseguidor +03:25
-- --
Liga Rumana
FC Hermannstadt HER

-

ACS Sepsi SEP

-

Astra Giurgiu AGI

-

Steaua STE

-

International Champions Cup
M. City MNC

-

B. Dortmund BDO

-

Bayern BAY

-

PSG PSG

-

Liga Colombiana II
Liga Mexicana - Apertura
Liga Uruguaya - Clausura
Boston River BRI

-

Club River Plate RIV

-

Liverpool F.C LIV

-

Cerro CER

-

Peñarol PÑL

-

Racing de Montevideo RAM

-

Liga Venezolana - Clausura
Aragua ARA

-

Portuguesa F.C POR

-

ATP Bastad
EN JUEGO
Fabio Fognini Fabio Fognini
Fernando Verdasco Fernando Verdasco
Henri Laaksonen LAA
-
Richard Gasquet Richard Gasquet
-
ATP Umag
Guido Pella Guido Pella
-
Robin Haase Robin Haase
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
Marco Trungelliti TRU
-
ATP Newport
Tim Smyczek Tim Smyczek
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
Marcel Granollers Marcel Granollers
-
Steve Johnson Steve Johnson
-
WTA Gstaad
EN JUEGO
Alize Cornet COR
Eugenie Bouchard BOU
FINALIZADO
Marketa Vondrousova VON
6 2 2
Mandy Minella MIN
4 6 6
WTA Bucarest
Petra Martic MAR
-
Mihaela Buzarnescu BUZ
-
Anastasija Sevastova SEV
-
Polona Hercog HER
-

OCTAVOS | URUGUAY 2-PORTUGAL 1

Cavani despide a Cristiano

Un doblete del uruguayo, lesionado, tumba a Portugal, que llegó a empatar con un cabezazo de Pepe. Los de Tabárez presentan candidatura. Se medirá a Francia.

Era un secreto a voces estos días que se terminó de confirmar: Uruguay presenta su candidatura al Mundial. Le sobran los motivos. Es bicampeona y se mueve como tal, eliminó al último ganador de la Eurocopa con su Balón de Oro al frente y, sobre todo, tiene más pinta de equipo que de selección. Cristiano puede confirmarlo. El portugués, sólo dos horas después que Messi, se despidió de Rusia con la misma tristeza aunque con otras formas: peleó, tiró de los suyos y hasta disparó a puerta. Sin embargo, no era su noche. Fue la de Suárez y Cavani. Dos delanteros que pese a ser estrellas mundiales se remangan como novatos.

Portugal comenzó impulsada por la energía con la que Cristiano salió de toriles, pero poco le duró el dominio. Comprobó por qué Uruguay llevaba sin encajar un gol desde el 14 de noviembre de 2017 y, ya de paso, ratificó que si su rival es áspero en área propia, en la otra tampoco reparte caramelos. A la primera jugada elaborada llegó el 1-0. Cavani desplegó el ataque con un cambio de orientación de derecha a izquierda en busca de Suárez. El ariete del Barça le devolvió la diagonal, tras poner pausa en busca de un desmarque, y su socio llegó al espacio para cabecear a la escuadra catapultado por la velocidad de crucero a la que viajaba.

El gol reforzó el plan que ha patentado Tabárez y que tiene otra variante al ya conocido de Simeone. Metió a su línea defensiva en su cueva para no dejar huecos a la espalda con los que Guedes y Cristiano pudieran hacer daño. Con esa simple condición en la pizarra, Portugal se asfixió, más acostumbrada a correr que a pensar. William Carvalho y Adrien Silva jamás tuvieron peso en medio campo, por lentitud y falta de nervio, y entre Torreira y Bentancur manejaron el partido con la agresividad de siempre y con la nueva apuesta por el talento en la creación. Uruguay se movió como un bloque, alternando la presión a lomos de Suárez o el repliegue al toque de corneta de Godín y Giménez. Su escudo debería ser un camaleón. Entre tanto soldado disciplinado, Cavani sobresalió sobre los demás. Su solidaridad en el trabajo fue encomiable y su papel en las segundas jugadas, determinante. Así, Uruguay pudo dar otro zarpazo. Una falta de Suárez encontró por el camino la mano salvadora de Rui Patricio.

El descanso equilibró las fuerzas. Portugal dio un paso adelante en la presión y entonces comenzaron a pasar más cosas. Así, encontró un córner llovido del cielo. Y así, halló el empate en el 55’. Fue tras un centro de Guerreiro desde la izquierda y gracias a un salto prodigioso de Pepe. Tuvo tanto mérito el remate picado del exmadridista como haber superado por los aires a Godín.

Con media hora por delante, Portugal recuperó la sonrisa, pero a Uruguay no le temblaron las piernas. Con Cavani, dudar está prohibido. Siete minutos después del mazazo hizo su segundo tanto con una rosca marca de la casa. Su detalle técnico dio sentido a un balón largo sin más que había bajado a tierra Bentancur con inteligencia en la segunda jugada. Uruguay flotaba, hasta que enmudeció al ver lesionado a Cavani. Su imagen explicándole al mundo cómo se había roto encogió a todos los aficionados mientras Cristiano, deportivamente, le ayudaba a salir del campo. Sin el 7 y sin Messi ya disponibles en el Mundial, la de Cavani sería otra pérdida irreparable. Portugal empujó en los veinte minutos restantes sin saber aprovechar su ausencia porque su rival era y es mucho más que un líder o una referencia. Es un aspirante a la gloria que responde al nombre de Uruguay Club de Fútbol.

 

0 Comentarios

Mostrar