Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

ASTV

ESPAÑA-RUSIA

Hierro piensa en Kepa y Nacho para taponar la sangría atrás

España ha recibido cinco goles en tres partidos, uno menos de todos los que sumó entre las Eurocopas 2008 y 2012 y el Mundial 2010, los tres títulos que conquistó con Luis y Del Bosque

Fernando Hierro empleará esta semana en buscar el modo de frenar la sangría de España, que ha recibido cinco goles en los tres partidos de la fase de grupos de Rusia 2018, sólo uno menos de todos los que le marcaron sumando los últimos tres grandes títulos conquistados por la Selección: las Eurocopas de 2008 y 2012 y el Mundial 2010.

Iker Casillas recibió sólo seis goles en esos tres torneos, mientras que David De Gea ya ha recibido cinco en los tres partidos del presente Mundial. La defensa a ultranza que hizo Hierro del guardameta no es eterna. Se agota el crédito del portero del Manchester United, que ve como la defensa, especialmente Sergio Ramos, se quiebra por falta de confianza. Bajo este panorama renace la figura de Kepa Arrizabalaga, con quien Piqué hizo un aparte nada más terminar el partido de Kaliningrado contra Marruecos.

Los problemas de España nacen en la portería, pero siguen línea por línea. La pareja de centrales tiene mucho que envidiar a la que forman Godín y Giménez con Uruguay, la única selección del torneo que aún no ha recibido un gol (una virtud que antes era patrimonio de España) y Carvajal todavía no está con el ritmo con el que acabó la temporada, justo antes de lesionarse en la final de la Champions.

En el centro del campo, Busquets no se apaña solo. Muy delgado, la grastroenteritis que le atacó justo antes de salir de España le ha dejado débil. Necesita un escudero a su lado. Frente a Portugal fue Koke, contra Irán no fue ninguno y ante Marruecos le acompañó Thiago. Ninguna de las tres fórmulas ha funcionado a plenitud, aunque con Koke se vio lo mejor de la Selección. Hierro sabe que para fortalecer el equipo y su moral hay que empezar por reforzarlo atrás. Nacho, que hizo un buen partido como lateral ante Portugal, podría volver ante Rusia. Pero como acompañante de Busquets para blindar el sistema defensivo. El madridista tiene técnica y físico para jugar en esa posición.

La otra fórmula para defender es atacar. España necesita subir el porcentaje de posesión. La Roja se defiende con balón y para eso hace falta que el 'cogollito' que forman Iniesta, Silva e Isco funcione a pleno rendimiento. Isco está ya en ese nivel, Iniesta se aproxima y Silva está aún muy lejos. Si Hierro se anima a hacer un cambio por línea, además de Kepa y Nacho podría dar entrada a Iago Aspas mientras el de Arguineguín, el mejor en la fase de clasificación, recupera el tono. Diego Costa es intocable.

Empieza una semana para preparar el partido contra Rusia y el VAR (un invento que en la fase eliminatoria puede ser un buen recurso para el anfitrión) y el seleccionador, Fernando Hierro, ya ha cumplido con los compromisos que le dejaron en herencia y puede tomar decisiones propias. Parece dispuesto, porque quiere frenar la sangría de España.