COSTA RICA

Ramírez, seleccionador de Costa Rica, probó en el Logroñés

¿Sabían que Óscar Ramírez estuvo a prueba en el Logroñés en la temporada 1988-89? Era centrocampista y no se quedó porque el equipo riojano tenía cubierto el cupo de extranjeros con Ruggeri, Alzamendi y 'el Abuelo' Cruz.

0
Oscar Ramirez, seleccionador de Costa Rica.
Michael Steele Getty Images

Óscar Ramírez, el actual seleccionador de Costa Rica estuvo un par de semanas a prueba en el Logroñés. Fue en la temporada 1988-89 y en aquella época el equipo riojano se encontraba en Primera División. Ramírez no pasó el corte y regresó a su país. Tenía 24 años.

El Logroñés había ascendido a la División de Honor en la campaña 1986-87 iniciando de esa manera su ciclo más glorioso. Tras obtener la permanencia, el presidente de la entidad, Marcos Eguizábal, emprendió un proyecto muy ambicioso para colocar al equipo en Europa con futbolistas de gran categoría como el central argentino Óscar Sugerí, el extremo uruguayo Antonio Alzamendi y el delantero mexicano ‘Abuelo’ Cruz. El entrenador era Javier Irureta.
Pero las cosas se torcieron. En lo deportivo, el Logroñés no respondía a los planes de su presidente, un sagaz empresario, propietario de las bodegas Paternina en Oyauri (a 40 kilómetros de Logroño) y en Jerez de la Frontera. Los representantes llevaban tiempo colocando mercancía y el Logroñés era una plataforma ideal. Sin comerlo ni beberlo se encontró con los extranjeros antes mencionados, otros dos más en rodaje, los argentinos Sánchez y Walter Bello, oriundos y otro más a prueba: el costarricense Óscar Ramírez.

En enero de 1989 y tras una derrota en el Vicente Calderón contra el Atlético, Eguizábal destituyó a Irureta y fichó al entonces desconocido Carlos Aimar, un argentino criado en la factoría de Carlos Griguol, el famoso maestro de entrenadores que años después fracasó en el Betis. Ramírez era un buen centrocampista. Se habría quedado de no ser porque el Logroñés ya tenía cubierto el cupo de extranjeros. Así que regresó para jugar en su equipo de siempre, el Alajuelense. Fue uno de los más destacados en el estreno de Costa Rica en un Mundial, Italia 1990. En este tiempo Ruggeri fue traspasado al Real Madrid por 3,2 millones de euros y cuatro jugadores, José María, Aragón, Vílchez y Rosagro. El quinto se fue al club de Las Gaunas un año después. Era Julen Lopetegui.

Lamentablemente, el Club Deportivo Logroñés entró en declive. Descensos, impagos, ruina. hasta desaparecer en 2009.