REAL VALLADOLID

"En el fútbol, cuando eres martillo, ¡golpea!"

Sergio González, técnico del Real Valladolid, estuvo en La Tertulia de AS y SER desde Bodegas Arzuaga en la semana decisiva en la que su equipo puede entrar en los playoff

Valladolid
0
"En el fútbol, cuando eres martillo, ¡golpea!"
José Luis Rojí

El técnico del Real Valladolid, Sergio González, estuvo en la Tertulia de la Cadena SER y Diario AS que ayer se llevó a cabo en Bodegas Arzuaga. Sergio está ante el partido más importante desde que llegó, aunque es una sensación que lleva viviendo cada semana, pues siempre parecía que el partido de turno era una final.

La primera parte de la charla sirvió para conocer un poco mejor a la persona que llegó a Valladolid con un aura de lejanía, pero que muy al contrario se muestra cercano y comunicador y comprensivo con la labor de la prensa: “Valoro mucho el trabajo de los medios de comunicación porque al final tenemos que ir de la mano. Sois muy importantes para lo bueno y para lo malo; es verdad que en la época de futbolista profesional el ego te hace marcar un poco las distancias, pero yo respeto el trabajo de la prensa; hay que trabajar juntos e ir de la mano”. Sergio ha jugado en los mejores campos y en grandes momentos, incluyendo un Mundial, algo que le sirve ahora como entrenador: “Estas cosas no hacen que seas mejor entrenador, pero sí que el jugador te interprete mejor y esté más atento. Creo que hay sitio para todos, pero creo que el entrenador que ha sido jugador parte con cierta ventaja porque se anticipa en algunas situaciones del vestuario; yo les digo que disfruten mucho de lo que es el fútbol, que es un privilegio”.

Con Jabo Irureta como referente, pero habiendo aprendido de todos los entrenadores que ha tenido (Camacho, Bielsa, Flores, Lotina...) Sergio llegó a Valladolid en un momento muy complicado, casi a jugársela y a volver a entrar en la rueda de entrenadores o a quedar marcado si las cosas no salían: “Todo tiene un riesgo; le agradezco a Miguel Ángel Gómez que apostara por mí; viniendo al Valladolid tenía más que ganar que perder. Era un reto y con el paso del tiempo estoy contento de como ha ido; la primera sensación cuando llegué fue de aceptación por parte de los jugadores y eso sirvió para acelerar todo y se lo agradezco”.
Sergio valoró la respuesta de ilusión de la ciudad ante el partido del sábado: “Es una gozada. Los jugadores están trabajando mucho estos meses para llegar a esta situación y el mérito de estar en esta situación y depender de nosotros es de ellos; están a un nivel altísimo”.

El hecho de jugar una final cada día desde hace semanas ha hecho más fuerte al equipo: “Siempre que hay cambio de entrenador hay que aprovechar lo anterior; estoy seguro de que Luis César trabajó a destajo. Nos hemos encontrado una plantilla muy fuerte a nivel mental que se ha levantado de palos como el del Sporting o Cádiz. Llegamos en un buen momento al final de Liga. Les veo fuertes, convencidos y trabajando muy bien yeso me deja tranquilo, porque sé que van a competir en cada partido y eso te acerca siempre a la victoria. A mí me gusta una frase del fútbol que dice ‘cuando tú eres martillo, ¡golpea!’ y nosotros somos martillo; si eres clavo, al final vas a recibir mucho”.

El técnico catalán está convencido que hasta de una derrota como la de La Romareda se puede sacar impulso: “Vi cosas en mis jugadores que me pusieron la carne de gallina, así que imaginad lo que transmitieron al público; esa piña al final es la foto con la que me quedo de esta etapa en Valladolid y transmite lo que es ahora el equipo, que van todos a una, con fuerza e ilusión. Para ellos es muy importante tener la opción de entrar en el playoff y se han reivindicado. Ojalá podamos poner la guinda al pastel el sábado porque ellos se lo merecen”.

¿Cómo se controla la sobre excitación en una situación así? Sergio se explica: “Siempre analizamos con ellos la situación ambiental. Ellos son responsables de que Zorrilla se llene y es el primer paso. La sobre excitación es buena, aunque como decía Mauro Silva ‘mucha agua mata planta’, por lo que hay que saber gestionar el momento y el futbolista es profesional y debe saber hasta donde llegar. El partido será largo ante un equipo que llega en buen momento con ocho partidos seguidos sin perder y dependiendo de sí mismo; el partido no se va a ganar en el minuto 10 y si durante el desarrollo las cosas no salen o estamos espesos es cuando necesitaremos el empujón de nuestra gente, como hizo La Romareda el pasado domingo en el primer penalti. Que nos den ese plus”.

Sergio confesó que al llegar notó las necesidades de luchar por ascender del club: “La ambición es máxima y por eso la cláusula que me ponen en el contrato es el playoff. Como profesional sabía donde venía y lo que implica el Real Valladolid y como profesional hay que saber gestionar esa presión y esa obligación y yo soy de los que piensa que cada semana tu obligación es ganar”.

De cara a este último choque liguero, Sergio ve “confianza y fe y eso es lo que te puede acercar a la victoria”. En cuanto al tema del árbitro vasco, Vicandi Garrido, ante un equipo navarro dijo: “Siempre confías en que el árbitro hará su mejor partido y que será imparcial; sobre todo que no intentará ser protagonista”.