Especial: el Atlético de Madrid, campeón de la Europa League
Especial: el Atlético de Madrid, campeón de la Europa League

MARSELLA 0 - ATLÉTICO 3

Especial: el Atlético de Madrid, campeón de la Europa League

Del revés, a la foto para la historia

Caída en la Champions

El Atleti llegó a la Europa League en febrero. Hacía cinco años que no se encontraban. Los rojiblancos, ganadores en Hamburgo 2010, primer año con ese nombre, en Bucarest 2012, en la ausencia había llegado a cuartos (2014-15), semifinales (2016-17) y dos finales (2013-14 y 2015-16) de la Champions.

Ahora volvía, clasificado tercero del Grupo C de su fase de grupos. No pudo ganar en Roma y no supo pasar del empate ante el Qarabag.Era un Atleti, sin embargo, con lo fundamental de entonces, de aquel último triunfo en Bucarest, ante el Athletic. Su entrenador, Diego Pablo Simeone. Primero de sus cinco títulos en este banquillo. Éste, su año más difícil desde que llegó, 2012, para devolverlo.

En verano no pudo fichar, lo impedía la sanción FIFA, hasta enero de 2018. Había lo que había, lo del año pasado. Y con ello tocaba enfrentar la temporada, hasta que llegara Costa, ya en rebeldía, y Vitolo, ya en Las Palmas. Caer de la Champions fue una bofetada. Pero el Atleti es un club que siempre se levanta. Y lo hizo. Levantarse. Por delante Lyon. Hacia ella comenzó a caminar.

¿Camino fácil?

Copenhague fue el primer rival, dieciseisavos de final. 1-4 allí, 1-0. Lokomotiv el segundo, también resuelto en la ida. 1-5 allí, 0-3 aquí. El Sporting de Lisboa aquí siguió el patrón. 2-0 en la ida, aquí, con un gol encajado a los 26 segundos, la vuelta ya sería otra cosa. Dos días antes, al Barça lo eliminaba inexplicablemente la Roma en cuartos de la Champions (4-1 la ida) y el miedo a que esa historia contagiara se palpó en los partidos de los equipos españoles. Sólo esa semana. Pero ahí estuvo. En el Madrid-Juve y en la vuelta del Atleti-Sporting.

Dieciseisavos

Octavos

Cuartos

Semifinal

Final

Los rojiblancos no cerraron en el Metropolitano con un tercer gol y ahora, cualquiera de los portugueses apretaría. Un Sporting, además, envuelto en el caos desde la derrota en Madrid. Con suspensión de jugadores de su presidente, hasta 18, incluso. El gol ese que Simeone temía llegó en el 28' de partido. Casi una hora temiendo el empate, caminando sobre el alambre, fiado a su portero, Oblak El-mejor-sin-duda-del-mundo. Pero pasó y en semifinales le tocó ese rival que todos le auguraban como rival en la final: el Arsenal de Wenger. El entrenador, 22 años en ese banquillo, anunció además esos días que se iba, que lo dejaba: la ida en casa frente al Atleti era su último partido en Europa en el Emirates. Todo se le puso a favor. T-o-d-o.

Un Atleti nervioso al principio y la expulsión de Vrsaljko en el minuto 8. En caso contrario, Simeone se hubiese hecho un abrigo con sus pieles, su Arsenal sólo empató. Apretó pero no se impuso. Marcó Griezmann. 1-1. Al Wanda Metropolitano ya llegó derrotado. Costa, por si acaso, lo firmó al final del descanso. 1-0, la final de Lyon convertida en realidad. Allí estaban, ya.

Inesperadas bajas... y debuts

La ida ante el Copenhague, en febrero, parecía un partido más. Aquella asistencia de Carrasco a Griezmann también. Pero no, no lo fue. Al partido siguiente Carrasco hacía la maleta rumbo a China. No jugaría la vuelta. Gaitán sí: sería su último partido en el Atleti. Se iba, también a China, al mismo equipo de Carrasco.

Días después lo hacía Moyá, suplente de experiencia de Oblak y, además, compañero que suma, que hace vestuario. El fichaje de Iñigo Martínez por el Athletic en el último día de mercado de invierno le abría la puerta.La Real tenía hasta el último día de febrero para poder fichar, si quería. Se le lesionó Rulli. El elegido fue Moyá. A Werner, 21 años, fichado del Atlético Rafaela hace dos temporadas y cedido la pasada a Boca, hasta el momento tercer portero, sin un minuto en el Atleti, le tocó debutar diez días después. Ley de Murphy.

Oblak tenía una lesión en los gluteos y necesitaba parar no romperse de verdad. Fue en la Europa League, ante el Lokomotiv. Apenas pudo demostrar nada porque no le dispararon. La vuelta también la jugó él. Dejó una buena parada.

Metropolitano

El Atleti estrenaba esta temporada su estadio tras 50 años de Calderón. Un campo a la altura de sus aspiraciones, moderno y grande. Sólo faltaba llenarlo de momentos, de partidos, y al principio cuesta. Al compañero de asiento ya no lo conoces. La acústica ya no es igual. Hay que hacerse, como con los zapatos. Y para eso sólo hay un camino: el caminar. La primera derrota de su historia fue en Europa, pero el Chelsea, en Champions. En Europa League ha sido un fortín que ha empujado. Todo victorias, 1-0 al Copenhague, 3-0 al Lokomotiv, 2-0 al Sporting y 1-0 al Arsenal. Y los porteros sin recoger el balón de su red.

Filipe

Su historia es la del Atleti esta temporada. Una lección de coraje, corazón y no rendirse nunca. Filipe Luis, un futbolista ante el que quitarse sombrero, de los que enorgullece que lleven tus mismos colores, de los que representan. Todo comenzó y terminó en la Europa League, cómo no. El principio fue ese clac cuando ya nada se jugaba su equipo en la vuelta ante el Lokomotiv. Pero Filipe de eso no sabe, de la nada, juega los entrenamientos como si fuesen finales así que se lanzó a frenar el disparo de Éder en el área. Y se oyó el clac. Y se rompió el peroné, la segunda vez tras aquella en el Depor, 2012.

El 16 de marzo se operaba. Y comenzaba algo que sólo han conocido su mujer y sus tres hijos, el último recién nacido, Óscar Pitillas, recuperador del Atleti, Esteban, fisio, y las paredes del gimnasio del Cerro del Espino: su esfuerzo titánico por regresar antes del fin de la temporada, por estar en el Mundial con Brasil. Madrugones, entrenamientos hasta tan tarde que dejaba de ser de día, horas y horas, cada hoja del calendario. El 3 de mayo su nombre estaba en la lista de Simeone para la vuelta de semifinales ante el Arsenal. Superhéroe Filipe.

La foto

El 9 de abril, en una mañana lluviosa de una primavera que se resiste a presentarse en Madrid, Fernando Torres anunció que al final de la temporada se va del Atlético. Y es más que un adiós, es diferente a aquel de hace 11 años, cuando en 2007 dijo, la tarde también era gris, que se marchaba al Liverpool. Diferente porque entonces se sabía que volvería o que podía volver, tiempo había. El DNI sólo decía 23 años, el adiós sonaba a "Hasta luego".

El de ese 9 de abril ya no. El DNI suma 34 y Torres siente que a sus piernas aún le quedan minutos pero en el Atleti no las tiene. El Atleti, el club de su vida, ese al que llegó siendo un crío y le tocó sujetar con tan sólo 19 años. Éste al que regresó con una cuenta pendiente: ganar un título como rojiblanco, celebrarlo en Neptuno. En un palmarés con Champions, Mundiales y Eurocopas era lo única que le faltaba.

Esa foto. Ésta final, la de Lyon, era su última oportunidad para lograrla, para que se la hicieran. Otra historia rojiblanca para contar mañana. Que hablan de la lucha y el persistir. De perseguir un sueño. Porque se logra, aunque cueste tanto. Bastará con mirar ese momento: la del Niño con la cara llena de pecas sonriendo para la foto desde Neptuno.

El 1x1 del campeón

  • Se ha permitido algunos descansos, pero cuando la competición se puso tensa, ahí estuvo él, salvador. Contra el Sporting se lució y, aunque en Lisboa pudo hacer más en el 1-0, luego se mantuvo firme para que el asedio no pasara a mayores. Y en Londres fue imprescindible para que el equipo regresara vivo con sus paradas a Welbeck y Ramsey.

    • Partidos 6
    • Titular 6
    • Minutos 540
    • G. contra 2
    • P. a cero 4
  • Antes de irse a la Real, Moyá tuvo tiempo de jugar en Copenhague por una gripe de Oblak. Partido sencillo, aunque encajó un gol. Dejó un par de buenas manos ante Sotiriou.

    • Partidos 1
    • Titular 1
    • Minutos 90
    • G. contra 1
    • P. a cero 0
  • Simeone le dio la alternativa ante el Lokomotiv y jugó la ida y la vuelta, dando descanso a Oblak. En Madrid fue muy plácido y no le chutaron hasta mediada la segunda parte. En Moscú encajó un gol en un lanzamiento lejano, aunque luego se sacudió las dudas con un par de paradas.

    • Partidos 2
    • Titular 2
    • Minutos 180
    • G. contra 1
    • P. a cero 1
  • Sólo descansó ante el Lokomotiv en casa. En todas las eliminatorias se le ha visto muy sobrado. Brilló especialmente contra el Arsenal, tanto en Londres como en Madrid, cortando balones por arriba y por abajo que desquiciaron a Wenger.

    • Partidos 8
    • Titular 8
    • Minutos 720
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • En su caso, el hecho de haber podido estar en Lyon ya es de un mérito enorme. En Moscú, hace dos meses, se rompió el peroné al evitar un gol del Lokomotiv y ahí está ya, de camimo al Mundial. Sólo jugó la eliminatoria con los rusos y dio una asistencia.

    • Partidos 2
    • Titular 2
    • Minutos 152
    • Goles 0
    • Asistencias 1
  • Apenas jugó la eliminatoria ante el Sporting, con notable rendimiento. Contra el Arsenal tuvo minutos, apuntaló la defensa en la recta final en el Emirates y en la vuelta tuvo los minutos del añadido.

    • Partidos 4
    • Titular 2
    • Minutos 196
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • Sime ha sido más el lateral de la Liga, pero también ha tenido sus momentos en Europa. Para su desgracia, el más relevante fue su expulsión en el Emirates a los 10 minutos. Aun así, no perdió la confianza del Cholo.

    • Partidos 4
    • Titular 2
    • Minutos 154
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • Otro de los que se ha fajado para levantar esta Europa League. Como lateral la mayoría de veces, pero también como central. En Copenhague se desató por la banda y dejó un de las mejores jugadas rojiblancas del curso. Sólo se le vio en apuros en Lisboa.

    • Partidos 8
    • Titular 7
    • Minutos 613
    • Goles 0
    • Asistencias 1
  • El lateral del primer tramo de la Europa League. Sobrado ante Copenhague, Lokomotiv (aunque se lesionó en Moscú) y Sporting, salvo en Lisboa, donde sí sufrió ante Acuña. Ha mantenido una competencia sana y buena para el equipo con Vrsaljko. En su haber, dos asistencias de gol.

    • Partidos 7
    • Titular 6
    • Minutos 531
    • Goles 0
    • Asistencias 2
  • Muchos minutos acumulados en el torneo, formando dupla atrás con Godín y con Lucas. Con el Copenhague no pasó apuros, en Moscú se exhibió y contra el Arsenal se gustó despejando balones en el asedio del Emirates, donde suyo fue el envío largo que Griezmann convirtió en el 1-1.

    • Partidos 7
    • Titular 6
    • Minutos 630
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • El año de su consolidación, también en Europa. Ha alternado exhibiciones en el centro del campo, como la de Copenhague, con retos superados como lateral derecho, como en la eliminatoria ante el Arsenal, casi tres horas aguantando el tipo en el carril.

    • Partidos 8
    • Titular 5
    • Minutos 480
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • El rojiblanco que más ha jugado, ha dejado muy buenas sensaciones en los partidos europeos. Además, ha sorprendido con dos goles de llegador, importantísimo el del Sporting con el partido recién empezado. En la previa de la final, Simeone recordaba como en diciembre de 2011 Koke iba a salir cedido y lo que es ahora...

    • Partidos 9
    • Titular 9
    • Minutos 755
    • Goles 2
    • Asistencias 2
  • En Europa Saúl se crece. Despidió la Champions con un gol al Chelsea y abrió la Europa League con otro en Copenhague. Y luego dos más al Lokomotiv, espectacular el de Madrid. Y todos los kilómetros que hace, y lo que suma en defensa y en ataque... En 2012 era un canterano meritorio y ahora es un puntal básico.

    • Partidos 9
    • Titular 8
    • Minutos 735
    • Goles 3
    • Asistencias 1
  • Antes de irse a China jugó media hora contra el Copenhague. Testimonial.

    • Partidos 1
    • Titular 0
    • Minutos 30
    • Goles 0
    • Asistencias 0
  • El gran capitán se crece en las grandes citas y sus compañeros saben que no les va a fallar. Su oficio y su liderazgo fue importante en los momentos duros en Lisboa y Londres. La prolongación del Cholo desde 2012 hata Parc OL.

    • Partidos 8
    • Titular 7
    • Minutos 575
    • Goles 1
    • Asistencias 0
  • El canario ha sido más de ratitos en esta Europa League. Marcó un gol en Copenhague, pero en el resto de partidos no dio un puñetazo en la mesa.

    • Partidos 6
    • Titular 3
    • Minutos 269
    • Goles 1
    • Asistencias 0
  • Se intuía que era el mejor futbolista de la categoría y lo ha demostrado. Brilló en Copenhague y en Moscú (aquella vaselina), fue clave ante el Sporting, aunque en Lisboa estuvo ml y perdonó dos mano a mano, y contra el Arsenal puso la guinda: gol de pillo en Londres y pase de genio a Costa en la vuelta. Un espectáculo.

    • Partidos 8
    • Titular 7
    • Minutos 630
    • Goles 6
    • Asistencias 4
  • Se despide cumpliendo el sueño de levantar un título con el Atlético. Aprovechó los minutos que le dio el Cholo y en Moscú logró el hat-trick. Luego supo tirar de oficio para los tramos finales de agobio ante el Arsenal. Ha cumplido su rol. La de Torres y el trofeo es una de las fotos de la temporada.

    • Partidos 3
    • Titular 4
    • Minutos 247
    • Goles 2
    • Asistencias 0
  • Montaña rusa de sensaciones con Costa. Le marcó un gol al Lokomotiv, contra el Sporting fue el más vivo para generar el 1-0 en el primer minuto, pero en Lisboa se lesionó e hizo temblar a toda la afición. Llegó a Londres, pero se le reservó para vuelta: él estuvo a la altura y se marcó un partidazo, además de hacer el 1-0.

    • Partidos 5
    • Titular 5
    • Minutos 387
    • Goles 2
    • Asistencias 1
  • Es una competición que se le da bien: ya tiene 4 en su palmarés. Le hizo dos goles al Copenhague y apenas pudo brillar en el tramo final. Media hora ante el Sporting sin fortuna y en Londres le tocó un papel feo, pues con uno menos el Atleti apenas le encontró en punta.

    • Partidos 5
    • Titular 2
    • Minutos 254
    • Goles 2
    • Asistencias 0
  • Es irregular, pero en la Europa League ha dado mucho al Atleti. Marcó un buen tanto en Moscú (se salió en ese partido) que congeló cualquier amago de remontada y es, además, el máximo asistente del equipo en el torneo: 3. Simeone le ha premiado.

    • Partidos 9
    • Titular 7
    • Minutos 545
    • Goles 1
    • Asistencias 3
  • Salió en Copenhague y tuvo tiempo para dar un pase de gol a Griezmann. Luego se marchó a China.

    • Partidos 1
    • Titular 0
    • Minutos 31
    • Goles 0
    • Asistencias 1
  • Simeone ha contado con él durante toda la temporada para completar convocatorias y le dio una oportunidad ante el Copenhague, examen superado. La Europa League también es suya.

    • Partidos 1
    • Titular 1
    • Minutos 90
    • Goles 0
    • Asistencias 0

Torres cumple su sueño al final del camino

Le faltaba para terminar de la mejor manera su estrecho vínculo colchonero. El Niño se marcha con su sueño cumplido, levantar un título con la camiseta del Atlético. Había ganado la Champions, el Mundial, dos Eurocopas, incluso la Europa League con otra elástica, pero nada comparable a ganar un trofeo con el club de su vida, con su familia. Su mayor anhelo se satisface a pocos días de darle un hasta pronto al Atlético, el definitivo como futbolista. Nadie duda de que sus caminos volverán a encontrarse.

Torres dejará el Atlético con su nombre grabado entre las lista de los más ilustres. Figura como el octavo jugador con más partidos con la elástica rojiblanca y el quinto colchonero con más goles en la historia del club. Su legado encontró en Lyon el broche que le faltaba, la principal razón por la que regresó al Atlético. Quería sentir la sensación de pelear por títulos en el sitio donde creció, palpar lo que los Escudero, Gárate, Luis, Adelardo y compañía le habían contado y transmitido.

Ampliar

El Cholo, a la altura de Luis Aragonés

Ampliar

Griezmann se sacó la espina

El gusto de contemplar al Atlético peleando por cosas grandes, haciendo honor a su historia. Torres ha puesto su granito de arena. Ha venido escribiendo una brillante página de la historia rojiblanca durante su trayectoria y, pese a no poder retirarse vistiendo la camiseta, se marchará con la mayor de las satisfacciones.

"Me toca ganar una final", decía el de Macon cuando se consumó el pase a la final de Lyon. Sus ojos se encendieron porque tenía la oportunidad de desquitarse de una tacada de lo que sucedió en Milán y en París. Y a 70 kilómetros del lugar que le vio nacer. El aire de la Borgoña le inspiró para cosechar su primer gran éxito continental a nivel de clubes. Si en 2013 una maravillosa chilena en Lyon le presentaba ante la élite, el triunfo en el Parc Ol entierra ya cualquier fantasma.

En España, en la Real y en el Atlético, fue donde su talento fue de verdad entendido. Griezmann tuvo que emigrar para poder hacerse un hueco en el fútbol. Precisamente en Lyon no prestaron atención a las posibilidades de aquel menudo y rubicundo aspirante a jugador, pero ha sido a orillas del Ródano donde ha dado un golpe en la mesa. Nunca le estará el fútbol francés lo suficientemente agradecido a España, a la acogida que el de Macon encontró en Zubieta o a cómo Simeone ha sacado lo mejor y ha moldeado a un chico de talento que, tras cuatro temporadas, es un crack consagrado de los pies a la cabeza.

Oblak, el señor de los tres palos

Dos tandas de penaltis le habían negado las mieles del éxito continental hasta ahora, pero a Lyon llegó doctorado en la suerte desde los 11 metros. En realidad parada a parada, Oblak se ha convertido en garantía de éxitos, en la contramedida final para cualquier aprieto que el Atlético haya podido tener, tanto en esta Europa League como en el resto de competiciones. El esloveno ha sido la figura que ha sobresalido en este curso rojiblanco.

Un portero que va dejando detrás números asombrosos y que los años irán dimensionando en su justa medida. Cuando otros pasen y se contemplen sus registros sin la impresionante cotidianeidad con la que él se ha manejado. Y es que con Oblak parece que lo imposible es accesible. Lo ha hecho en esta Europa League. El hombre de hielo se mantuvo firme en la batalla del Emirates, el Atlético se aferró a sus manos para volver a saborear un título continental. El esloveno ha sido el señor de los tres palos en España y en Europa. Oblak ha sido el estandarte de un equipo legendario, siempre con el acento del carácter de Simeone.

Back to top